Con la finalidad de atender las emergencias leves en los hogares, en el trabajo y en los colegios es necesario tener un Botiquín de Primeros Auxilios. El contenido y tamaño de esta “maletica médica” variará según el volumen y las edades de los usuarios; así como también de los conocimientos sobre las técnicas de primeros auxilios, de parte de quienes tengan esta responsabilidad y control.

Muchas veces las personas tienen dudas en caso de ocurrir quemaduras, heridas, picaduras de insectos o reptiles, golpes y caídas. Cuando se presentan estos casos, lo primero que hay que hacer es observar al paciente, evitar movimientos innecesarios, determinar la urgencia y trasladarlo a un centro asistencial.

En el momento de ocurrir un leve accidente se aconsejable revisar las características del entorno, por ejemplo: la existencia de animales ponzoñosos, las causas de las quemaduras, heridas o fracturas.

Cuando algún miembro de la familia, compañero de trabajo o de estudios sufre una herida es necesario evaluar rápidamente su profundidad y extensión, limpiarlas, cubrirlas y fijarlas; además de considerar la necesidad urgente de trasladarlo a un centro de Salud cercano, para evitar pérdida de sangre o complicaciones médicas.

Atención a las quemaduras

Las quemaduras son provocadas por el fuego, por líquidos hirviendo, la electricidad o productos químicos. Estas se clasifican según su intensidad en 1ero, 2do y 3er grado. También es necesario considerar su extensión, así como la edad de la persona quemada.

Cuando los Niños presentan una quemadura de 1er grado (leve), que afecta más del 20% de su cuerpo, debe ser trasladado a un centro asistencial rápidamente.

¿Qué puede contener?

Para atender las emergencias de salud que se presentan de manera imprevista en los hogares, oficinas y centros de estudios, el Botiquín de Primeros Auxilios debe contener:

Algodón esterilizado, gasas, banditas autoadhesivas, alcohol etílico, vendas, líquido antiséptico, jabón neutro, analgésicos y antinflamatorios, bolsa para hielo o gel enfriable, tijeras de punta roma, jeringas desechables, pinzas pequeñas, termómetro, tensiómetro, paletas para bajar la lengua desechables y una linterna pequeña.

Es importante verificar, de manera regular las fechas de vencimiento y la funcionalidad de estos insumos médicos, para garantizar la atención oportuna de las emergencias leves cuando se presenten.