El Sida…sí da

Una cifra que estremece, es la informada por el Centro Nacional para la Prevención y Control del #VIH/#SIDA (Censida) en donde nos revela que en México mueren alrededor de 4,500 personas al año por esta enfermedad.

“El Sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es una enfermedad que dificulta que el sistema inmunitario del organismo luche contra enfermedades de origen infeccioso.

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) provoca el SIDA, este virus infecta y daña las defensas naturales del organismo, es decir los glóbulos blancos denominados linfocitos CD4 cooperadores

Dicho en pocas palabras el #SIDA es una enfermedad progresiva y mortal que no distingue sexo, edad ni clase social.

Estudiantes, amas de casa, obreros, ejecutivos, hombre, mujeres, niños y en sí cualquier persona, puede contagiarse de esta enfermedad en cualquier momento.

El #SIDA, fue una enfermedad que en sus inicios espantaba y que por la ignorancia y falta de conocimiento sobre la misma, se estigmatizó y despreció a quienes la portaban.

Se argumentaba que era una enfermedad solamente para los homosexuales quienes contraían el virus por medio de relaciones con diversas parejas.

Adicionalmente se pensaba que con un simple saludo [VIDEO] o utilizar algún utensilio que haya tocado el infectado, era el medio por medio del cual se podría contagiar, afortunadamente eso no es así.

El VIH-sida no ha desaparecido, más al contrario ha seguido su camino destructor quitando la vida a miles de personas que se contagiaron de ella.

El contagio

Las maneras de contagio del #SIDA, son múltiples y para evitarlo existe actualmente mucha información en todo tipo de medios de comunicación, en este caso entonces la pregunta obligada es ¿Por qué la gente se sigue infectando de esta enfermedad?

El día de ayer se celebró el Día Internacional del Condón, en donde se recomienda el uso de este medio para evitar el contagio de enfermedades venéreas, #SIDA y evitar embarazos.

¿Por qué la gente no usa condón? En algunos casos por ignorancia ya que muchas personas no se informan tanto de la enfermedad como de sus consecuencias, sin embargo existe un gran número de enfermos que se han infectado de SIDA debido a la negligencia de su uso.

Machismo, pensamientos de indiferencia o prepotencia en donde principalmente los hombres consideran que al tener relaciones [VIDEO] sexuales con condón “no se siente igual”, pedir la famosa prueba de amor sin condón o pensar que “a mi no me va a pasar”, son tan solo algunas de las causas por las cuales se genera el contagio.

Otro factor preocupante es el hecho de que muchos adolescentes que empiezan su vida erótica lo hacen sin condón, ya sea para ver que se siente, por falta de dinero para comprarlos en la farmacia más cercana, ignorancia sobre las consecuencias o simplemente por la famosa “calentura” del momento que provoca embarazos juveniles a niñas o contagio de #SIDA.

Comunicación

Para evitar que esta enfermedad siga cobrando la vida de miles de mexicanos cada año, es necesario llevar a cabo un proceso de comunicación más efectiva, hablar con nuestros hijos en la casa, así mismo que en las escuelas se fomente la práctica de llevar a cabo conferencias y pláticas sobre los riesgos que conlleva la falta de prevención y en las cuales no solo se involucre a los alumnos sino también a los padres de familia.

Desafortunadamente y como producto de la libertad de pensamiento, existen grupos principalmente religiosos que se oponen al uso del condón, argumentando que su uso va en contra de las doctrinas que marcan su creencia, situación respetable más no aceptable.

No es congruente que en pleno siglo XXI, con los avances en tecnología que estamos viviendo y con la libertad de comunicación que existe gracias a la enorme cantidad de información que surge en todos los medios digitales, sigan existiendo personas que por desidia, decisión propia o simplemente por gusto, arriesguen sus vidas al evitar el uso del condón.

Millones de pesos se gastan en la cura de esta enfermedad, que aunque actualmente es controlable y permite llevar una vida normal a sus portadores, no deja de ser un problema de #Salud pública en donde cualquiera de nosotros se encuentra expuesto.

El SIDA sigue su poder destructor y mientras no se encuentre una verdadera forma de curarlo, en nosotros está la responsabilidad de evitar al máximo su contagio.