La acupuntura es una visión del mundo más que una medicina, nacida en China hace más de dos mil años, se le considera ante todo una medicina representativa del pensamiento y de la civilización oriental. Como la medicina occidental, la acupuntura incluye también las etapas de diagnóstico, terapéutica y pronóstico. Su acción se orienta hacia unas estructuras y una organización 'energética' del individuo. Estas estructuras son profundas y su funcionamiento se puede modular, a través de influencias exteriores.

Los primeros escritos sobre la doctrina de la acupuntura se remontan al siglo III a. de C., pero parece que ésta se transmitió oralmente desde una época mucho más antigua.

Hace más de veinte siglos aparecieron las primeras obras teóricas sobre la acupuntura, sus mecanismos de aplicación y beneficios para la Salud del cuerpo humano.

En China, Huangdi, apodado el 'emperador amarillo' fue el autor del libro básico de la acupuntura llamado El 'Neijing'. Esta obra literaria contiene lo esencial de la práctica y del espíritu de la acupuntura. Igualmente, de la época de la dinastía Zhou orientales (770 a 249 a. de. C.) data el libro 'Yi-King' o 'Libro de las Mutaciones', en el cual aparece el importante concepto del 'tao' o principio inmutable, con sus dos manifestaciones: el yin y el yang.

Según, la antigua visión china la acupuntura se basa en la idea de que el cuerpo humano es un microcosmos, es decir, un universo pequeño. No contempla al hombre desde un ángulo anatómico, sino que lo incluye en el cosmos y estudia los movimientos de sus energías o también llamados 'tsri', término que designa una noción esencial de esta concepción terapéutica.

Los antiguos chinos se dieron cuenta de que el propio origen de la vida era el movimiento: 'lo que vive está en movimiento'. Para que se produzca ese movimiento se requiere la existencia de dos polos.

Las bases de la acupuntura tienen origen en el estudio de los fenómenos naturales, especialmente los movimientos de la Luna, el Sol y otros planetas y en la importancia dada al concepto de ciclo, es decir a la repetición de engranajes idénticos de estos movimientos.

El yin y el yang

Según la filosofía taoísta, sobre la cual se basa la acupuntura, en el universo existen dos formas complementarias de la energía: el yin y el yang, que tienden hacia un equilibrio nunca alcanzado, porque siempre es inestable. Todos los ciclos naturales y biológicos sufren permanentemente alternancias entre las fases yang y yin.

Por ejemplo, la energía es única, pero tienen dos caras que no podrían existir la una sin la otra. En términos generales, se puede comparar con la existencia de los polos positivo y negativo en electricidad.

Dentro de la noción de energía que existe en la acupuntura, el yin puede ser esquematizado por lo negativo y el yang por lo positivo.

El símbolo del tao significa la unidad del hombre [VIDEO] con el cosmos. Dos principios opuestos el yin y el yang se engendran entre sí, como el día que viene después de la noche. Dentro del yin siempre subsiste el yang y viceversa.

En los países occidentales el incremento de enfermedades es notable, especialmente en las últimas décadas. Cada día se incrementa el número de personas que padecen de enfermedades como la diábetes, obesidad, cáncer, ataques cardíacos, insuficiencia real, hipertensión arterial, osteoporosis, entre otros graves padecimientos de la salud. Muchos pacientes acuden a la acupuntura, como un método de medicina alternativa, la cual es aplicada en centros especializados en esta técnica de sanación, obteniendo resultados alentadores, mejorías significativas, la curación y efectos positivos en la calidad de vida de muchos pacientes.