Bruce Jenner, alcanzó fama y relevancia en el mundo deportivo en el año 1976, tras convertirse en campeón en los Juegos Olímpicos de Montreal, obteniendo la medalla de oro en la prueba de decatlón. Posteriormente ingresó al mundo de la Televisión, donde adquirió fama, logrando convertirse en una celebridad, protagonizando varias series y películas televisivas. Durante la mayor parte de su vida demostró su identidad masculina, al tener varias compañeras sentimentales. El primero de ellos fue con Chrystie Crownover, con quien procreó dos hijos, Burton y Casey Jenner. Su segunda relación sentimental fue con Linda Thompson, de esta unión vinieron al mundo sus hijos Brandon y Brody Jenner.

Posteriormente, en 1992 se casó con Kristen Houghton, con quien engendró dos hijas, Kendall y Kylie Jenner, además adoptó a los cuatro hijos de Houghton, de su matrimonio anterior con el abogado Robert Kardashian: Kourtney, Kim, Khloé y Rob Kardashian. Tras su larga trayectoria como esposo y padre de diez hijos, seis biológicos y cuatro adoptados; sus fans nunca se imaginaron las tendencias transexuales de Jenner.

Bruce también se dio a conocer en el mundo televisivo, a través de su participación en el reality show Keeping Up with the Kardashians!, el cual cuenta con millones de televidentes alrededor del mundo y presenta aspectos relevantes de la vida de la familia Kardashian, sus buenos y malos momentos, la unión familiar y las miles de anécdotas que significa ser una figura pública en Estados Unidos.

En el año 2015, Jenner anunció su divorcio de Houghton, dejando a todos impactados con esta noticia y - poco después - reveló su interés en cambiar de sexo a los 65 años; lo cual impresionó a su familia, amistades y, muy especialmente a sus fans, quienes desconocían los rasgos transexuales del ex medallista olímpico. Caitlyn Jenner es el nuevo nombre de Bruce Jenner.

Cambio de identidad sexual

El cambio de sexo es un tema que requiere de un proceso largo y complejo de evaluación médica y psicológica, con profundas consecuencias físicas y emocionales. En función de los datos de un estudio realizado por la cátedra de transexualidad de Holanda, se cree que este tema afecta a uno de cada 30 mil hombres y una de cada 100 mil mujeres.

Entre los tratamientos médicos disponibles para lograr el cambio de sexo se encuentra la terapia hormonal cruzada. Una vez que esté clara la evaluación psicológica - entre los tres y seis meses de la primera consulta - el paciente inicia el tratamiento hormonal de forma progresiva, de hombre a mujer o de mujer a hombre.

Las hormonas se administran siempre y cuando no exista algún impedimento médico que contraindique esta terapia, que consistirá en hormonas femeninas (estrógenos) para los hombres y masculinas (testosterona) para las mujeres. Antes de ir al quirófano para realizar el procedimiento quirúrgico de forma irreversible, se recomienda seguir con el tratamiento hormonal entre seis a doce meses.

En el caso de las intervenciones quirúrgicas para convertirse de hombre a mujer, se realiza una vaginoplastia (reconstrucción de los genitales masculinos para convertirlos en una vagina), eliminación de la nuez y operación de las cuerdas vocales. En el caso del cambio de sexo de mujer a hombre se efectúa la extirpación de las mamas, útero y ovarios, y por último una faloplastia (reconstrucción estética de los genitales femeninos externos, para convertirlos en pene y testículos).

El cambio de sexo trae consecuencias psicológicas para los pacientes, además de los cambios físicos, surge en el individuo efectos emocionales, familiares y sociales muy relevantes. Con respecto a la opinión social todo cambio de sexo es polémico y las posturas de la gente sobre este hecho son disímiles. Para los pacientes es importante tener paciencia y no siempre esperar la aceptación de los demás, ya que por motivos religiosos, morales y culturales, mucha gente sigue sin comprenderlos.

Las personas interesadas en realizar el cambio de sexo deben considerar que el proceso es largo y necesita de fuertes inversiones de dinero, debido al elevado costo de los tratamientos hormonales y las cirugías. Se requiere mucha información y ayuda, además hay que sopesar el impacto psicológico, personal y familiar. Existen grupos y entidades que se encargan de ofrecer apoyo y orientaciones. Muchos pacientes experimentan miedo al rechazo, es necesario el apoyo psicológico por parte de especialistas y el planteamiento de una reunión familiar para aplacar el rechazo. El uso de testimoniales ayuda a entender la decisión.

¿Hombres o mujeres?

Las mujeres que se someten a la cirugía para ser hombres tienen más facilidad para adaptarse a su nueva identidad sexual, tras pasar por el quirófano. Aunque no existen estudios científicos que expliquen el por qué ocurre una mejor adaptación de ellas a su nueva condición masculina después de la operación de reasignación de sexo, algunos psiquiatras aseguran que podría tratarse del tipo de vida que unas y otros llevan, luego de la intervención quirúrgica. Las mujeres que pasan a ser hombres suelen tener una vida discreta, mientras gran parte de los hombres que se transforman en mujeres incursionan en el mundo del espectáculo, lo cual les genera ansiedad y estrés.