Cuando la vida es rápida y la comida es necesaria, comer rápido o estar en movimiento parece hacer que nuestros días sean más fáciles, o al menos más eficientes en términos de tiempo. Pero podría ser hora de pisar los frenos y saborear hasta el último bocado. [VIDEO] A principios de esta semana, los investigadores en Japón descubrieron que reducir la velocidad a la que comemos puede ayudarnos a perder peso. No es el primer estudio que sugiere que comer lentamente puede tener beneficios para la salud. Pero ¿cómo funciona?

Permitiéndote sentirte lleno

Se cree que la razón por la que comer lentamente puede evitar el aumento de peso se debe a cuánto tardan las personas en sentirse satisfechas.

"Se requieren de 15 a 20 minutos para que esos mecanismos naturales de retroalimentación entren en acción [VIDEO] ... son procesos fisiológicos que están involucrados en reconocer plenitud, saciedad y sentirse satisfechos con los alimentos", dice el dietista y profesor asociado Ben Desbrow de la Universidad Griffith. Cuando come rápido, su cuerpo no tiene la oportunidad de indicarle al cerebro que se está llenando, y probablemente debería dejar de comer. "Estás midiendo más cuánto has comido en señales externas... en términos del tamaño visual de la comida o el contexto social, en comparación con cómo te sientes internamente sobre si estás satisfecho o no".

Un estudio muestra que los comedores lentos son menos obesos

El estudio japonés, publicado en el BMJ Open, analizó los datos recopilados de los chequeos médicos y las reclamaciones de seguro de casi 60,000 japoneses con diabetes tipo 2 durante un período de cinco años. Durante los controles de salud, los participantes fueron interrogados acerca de su estilo de vida, incluso si su velocidad de comer era rápida, normal o lenta, si comían regularmente después de la cena, salteaban el desayuno o comían en las dos horas posteriores a acostarse.

Los investigadores encontraron que aquellos que comieron a una velocidad normal tenían un 29 por ciento menos de probabilidades de ser obesos que aquellos que comieron rápidamente. Y aquellos que comieron lentamente estaban aún mejor, tenían un 42 por ciento menos de probabilidades de ser obesos en comparación con los que comen rápido.

Los comedores lentos también tenían un IMC más bajo y una circunferencia de cintura más pequeña, en promedio. Los investigadores también descubrieron que los cambios en estos hábitos alimentarios (comer más despacio y no comer bocadillos después de la cena o antes de acostarse) se asociaron fuertemente con una menor obesidad, un IMC reducido y una menor circunferencia de peso. "Las intervenciones destinadas a alterar los hábitos alimenticios, como las iniciativas educativas y los programas para reducir la velocidad de la alimentación, pueden ser útiles para prevenir la obesidad", escribieron los autores.

Beneficios de comer 'atentamente'

Según el Dr. Desbrow, cuanto más lento y "más atentamente" comas, más sintonizado estarás con tu cuerpo y los comentarios que te dará. "Vuelve, hasta cierto punto, para dar tiempo a escuchar lo que tu cuerpo te está diciendo, en lugar de sentir un cierto nivel de expectativa o hábito que se forma en torno al consumo de alimentos", dice. Podemos vivir una vida cada vez más rápida, pero nuestros sistemas biológicos no se mueven al mismo ritmo que nuestros entornos laborales y sociales están cambiando, dice.

"La comida nunca ha sido más accesible, así que no es como si tuviésemos que utilizar señales externas del entorno... tenemos que escuchar nuestras señales internas de manera más robusta para poder entender lo que nuestro cuerpo necesita para sobrevivir". "Se trata de tener una mayor capacidad para escuchar lo que nuestros cuerpos nos dicen cuando comemos".

El dietista también dice que la velocidad a la que comemos puede ser una especie de sustituto de nuestra relación general con los alimentos, y que la desaceleración puede ayudarnos a disfrutar comiendo en presencia de otras personas. "Me gusta pensar que la comida es mucho más que un paquete de nutrientes que nos proporcionan combustible y hacen que nuestros cuerpos funcionen. Para mí, la comida se trata de la conexión entre sí".