A través de la realización de procedimientos dermatológicos modernos, las estrías, manchas y cicatrices en la piel pueden disminuir e inclusive desaparecer. En las mujeres, la aparición de estrías está estrechamente relacionada con los embarazos, pérdida de peso e intervenciones quirúrgicas, mientras que los hombres también pueden padecer de estas dolencias cutáneas, debido a operaciones y fuerte disminución de peso.

Entre los avances tecnológicos en el campo de la dermatología se encuentra el láser, el cual es un procedimiento no invasivo para tratar las estrías, manchas y cicatrices de manera segura, natural y eficaz.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Salud

Las personas que se realizan estos procedimientos comprueban resultados uniformes, después de cada sesión. Los tratamientos con láser se realizan en ambientes relajados y confortables, sin utilizar anestésico tópico, ni gel.

Sin embargo, para obtener resultados efectivos se requiere de varias sesiones para solucionar el problema.

Aceites y cremas

De acuerdo a las recomendaciones realizadas por médicos dermatólogos, los aceites y cremas para la piel son útiles para disminuir y - en algunos casos - eliminar las estrías. Algunos aceites corporales disponibles en el mercado funcionan para tratar cicatrices nuevas o antiguas y son ideales para aplicarlas en las zonas donde aparecen las estrías, tales como abdomen, cintura, brazos y caderas. Por lo general, estos aceites contienen vitamina A y E que favorecen la humectación.

El milagro de las mascarillas

Se ha comprobado que el uso de mascarillas ayuda a mejorar la apariencia de la piel. Muchas mujeres se aplican mascarillas en el rostro. Una antigua receta de las abuelas consiste en mezclar avena con miel y aplicarla en el cutis, durante 30 minutos, luego retirarla con agua tibia para obtener un efecto terso.

Otra receta de mascarilla natural consiste en rallar una zanahoria con la cáscara y agregar unas gotas de aceite de almendras o de coco, mezclarla hasta obtener una pasta firme. Se aplica en el rostro y cuello durante 30 minutos y luego se retira con agua tibia.

Para evitar la sequedad de la piel, producto del uso de jabones de baño, es necesario humectarla luego de la ducha, con cremas hidratantes con fragancias o - en el caso de las personas alérgicas - con lociones humectantes hipoalergénicas. Las cremas humectantes deben aplicarse en la piel de los bebés, niños, adolescentes, adultos y, particularmente en los ancianos, debido al aumento de la sequedad en la tercera edad.