La homeopatía se desarrolló a partir de los trabajos realizados por Samuel Hahnemann a fines del siglo XVIII. Actualmente es una Medicina natural en plena expansión que se practica en numerosos países, la cual es aplicada en forma regular por un elevado número de médicos.

El término homeopatía significa literalmente ‘enfermedad similar’. Se trata de una terapéutica fundada en el principio de la similitud, que consiste en prescribir una sustancia activa, adaptada a la reacción individual del enfermo y susceptible de producir en el sujeto sano los mismos síntomas que presenta el enfermo: esta sustancia se dice que es homeopática para el enfermo.

El principio de la similitud ya lo había presentido Hipócrates, que formuló la ley de los semejantes: ‘la enfermedad es producida por los semejantes, y por los semejantes que se hacen tomar, el paciente regresa de la enfermedad a la Salud’.

El célebre alquimista Paracelso escribió: ‘los nombres de las enfermedades no sirven para la indicación de los remedios; es el semejante el que se debe comparar con el semejante y esta comparación sirve para descubrir los arcanos (los secretos) para curar’.

Una medicina en el espejo

El redescubrimiento de la homepatía, su generalización y su aplicación a gran escala se debe a Hahnemann, quien realizó experimentos en hombres sanos. Samuel Hannemann nació en Meissen, Sajonia, en 1755. Doctor en medicina, químico y traductor políglota, empleó sus dotes literarias para criticar violentamente la medicina de su época, que él calificaba de ‘degradante comercio de prescripciones’ y deploraba que ella no le permitiera curar a sus pacientes enfermos.

Descubrió la curación de las enfermedades a través del uso de remedios basados en el principio de la similitud. Hahnemann exponía las virtudes estimulantes de la quina sobre el estómago, al utilizarse para aliviar las fiebres intermitentes. La quina, también llamada quinina es una planta [VIDEO] medicinal que se extrae de la corteza de un árbol conocido con el nombre de Cinchona officinalis, encontrado en la selva lluviosa de Amazonia. La medicina homeopática también utiliza la quina para el tratamiento del paludismo.

La homeopatía tiene como objetivo estimular la reactividad en los pacientes y cuidar la salud con una medicina desprovista de toxicidad, que le permita reaccionar a las enfermedades, con la ayuda de sus propios recursos reactivos. Está orientada esencialmente hacia el hombre llamado reactivo, afectado por alguna condición reversible, o susceptible de mejorar, especialmente aquellos que solicitan atención médica, que sufren enfermedades [VIDEO] agudas o crónicas.

La medicina homeopática intenta descubrir más allá de la patología, la personalidad de la estructura con el fin de no curar al enfermo, sino ayudarlo a que él mismo se cure.

En efecto, el tratamiento siempre se escogerá según la manera como el paciente exprese su enfermedad y conforme al principio de la semejanza.

La homeopatía se convierte en una medicina capaz de sanar a los pacientes, gracias a tratamientos de fondo que tienen como objeto estimular la reactividad del individuo y volver a armonizar su organismo, a fin de permitirle responder de la mejor forma a las enfermedades. Su uso y aplicación se ha extendido ampliamente en los países occidentales.