El jengibre es el tubérculo por excelencia que se utiliza en la cocina; es ideal para dar sazón a los platillos, además se pueden realizar infusiones, hacer aguas y comerse al natural. Además de sazonador, se utiliza para prevenir estreñimiento, mejorar la digestión, nauseas y tratar diferentes tipos de males estomacales. Es ideal para beberse en tés [VIDEO] o en aguas de tiempo.

Su aspecto es poco agradable y se puede confundir con la cúrcuma (otro tubérculo con muchos beneficios), sin embargo su sabor es único y un poco fuerte, digno de paladares exigentes.

Mejora la digestión

Es el mejor remedio [VIDEO]para tomarse o consumirse cuando se está a dieta, o bien, se desea acelerar el metabolismo, ya que ayuda al sistema digestivo a trabajar más rápido y mejorar la absorción de nutrientes al organismo.

¿Tienes problemas para comer? No te preocupes, mastica un pedazo de jengibre antes de cada alimento y abrirás tu apetito, también estimulas al sistema digestivo a trabajar de forma correcta, lo que ayuda regular tu peso.

Previene los resfriados

El jengibre posee propiedades expectorantes y antibióticas que ayudan a prevenir resfriados y gripes, asimismo si tienes uno de estos males, podrás consumirlo y reduces los síntomas.

En países asiáticos, se utiliza como tratamiento contra gripes y tos severa. Se recomienda masticar y tragar el pedazo de jengibre para controlar la tos y calmar el ardor de garganta. Aunque al inicio el sabor te puede parecer fuerte o picoso, una vez que lo tragas te darás cuenta que no es así.

Controla los nervios y el estrés

Una taza de té de jengibre al día, ayuda a mantener el sistema nervioso estable, es decir, controla los nervios que podrías tener durante el día; levemente te relaja y podrás mantenerte tranquilo en momentos de estrés o mucha presión.

También se recomienda beberlo como agua de tiempo durante todo el día cuando se atraviesa por una situación traumática o estresante.

Propiedades antioxidantes

Múltiples estudios han demostrado que el jengibre posee propiedades antioxidantes, incluso mejores que las que posee la granada y las bayas. Disminuye los marcadores oxidativos de la piel relacionados a la edad. Estimula a regenerar la piel y evitar la aparición de arrugas a temprana edad.

Evita el dolor

También posee propiedades analgésicas que ayudan a calmar dolores musculares ocasionados por el ejercicio o el dolor menstrual. Se recomienda consumir una o dos infusiones lo más calientes posibles para calmar estos dolores. Además de que -al ser un remedio natural [VIDEO]- no presenta efectos secundarios como los que presentarían algunos medicamentos dedicados a combatir estos males.

¿Cómo prepararlo?

Lo puedes consumir en raíz o en polvo, ambas presentaciones son benéficas para la salud. Puedes colocar en agua hirviendo una cucharadita de polvo de jengibre en una taza y revolver hasta que se vuelva homogénea.

Otra forma de prepararlo es pelando el tubérculo y ponerlo a hervir en agua, se cuela la infusión y se bebe caliente o durante el día.

También puedes hacerlo en agua con pepino o limón y tomarlo en tus comidas o cenas. Asimismo se puede beber una infusión de té de jengibre por las mañanas en ayunas con el jugo de medio limón y te ayudará a desintoxicar y limpiar tu organismo, eso sí, prepárate para ir al baño varias veces al día, pues eliminarás todos lo líquidos retenidos.

Ahora que ya conoces algunas propiedades de este maravilloso remedio ¿te animarías a probarlo?