A la hora de comer es necesario recordar que se debe incluir fibra en la dieta. La fibra comprende un gran grupo de sustancias útiles para el proceso digestivo y se encuentra en las hortalizas, legumbres, frutas, granos integrales y semillas. Es considerada como un importante mejorador de la evacuación intestinal, fácil de digerir y se puede encontrar en la mayoría de los mercados.

Incluir fibra en la dieta diaria representa muchas ventajas para las personas, porque contribuye a evitar el estreñimiento, aumentando lenta y paulatinamente el volumen y la fluidez de las heces, ayudando a la evacuación normal. La fibra también disminuye el colesterol, se ha comprobado que los suplementos de fibra - especialmente las solubles - disminuye los valores de colesterol en sangre.

Los estudios científicos revelan que la fibra controla la obesidad, porque las dietas ricas en fibra suelen ser muy bajas en grasas. Al brindar una sensación de ‘llenado gástrico’ se reduce el apetito [VIDEO], además de ‘arrastrar’ partículas de aceites o de grasas contenidas en los alimentos. Por otra parte, contribuye al tratamiento de la diverticulosis - enfermedad relacionada con la aparición de pequeñas bolsas que se abultan en el colon o en el intestino grueso - esto debido a que la fibra ayuda a reducir la presión intestinal y deja a las heces fuera de los divertículos. La fibra es preventiva del cáncer de colon y recto, porque al agitar las evacuaciones y mover el contenido intestinal rápidamente a través del colon, disminuye la permanencia en éste de residuos cancerígenos potenciales.

Estreñimiento y fibra

Los médicos en sus investigaciones señalan que el estreñimiento es la evaluación difícil o poco frecuente de las heces. Un estreñimiento de aparición súbita y duradera en una persona que siempre tuvo evacuaciones normales sugiere una causa orgánica, por ejemplo, una obstrucción mecánica del intestino. El estreñimiento súbito merece una consideración especial cuando está acompañado de dietas especiales o que afecta a los pacientes que deben guardar reposo en cama o que debe tomar cierta clase de medicinas. Sin embargo, todo estreñimiento súbito - sin causa conocida - obliga a la consulta médica.

Por otra parte, también puede aparecer el estreñimiento crónico. Este es más habitual y puede catalogarse como leve, moderado o severo. El estreñimiento crónico generalmente obedece a causas [VIDEO] funcionales, como el sedentarismo, la falta de ejercicios, el estrés y la ausencia de consumo de fibras vegetales; estas fibras al no ser digeribles ni absorbibles aumentan el volumen de las heces y producen una adición de líquido a la fase sólida, haciendo que sean más blandas y - por consecuencia - más fáciles de evacuar.

Entre las fibras que se pueden incluir en la dieta se encuentra, el salvado de trigo y ajonjolí. Algunos alimentos procesados pueden contener fibras como la granola, el arroz, pan galletas integrales y cereales, entre otros.