El organismo no desperdicia nada, sin embargo, necesita eliminar ciertas sustancias producidas por su metabolismo, es decir por su mecanismo de funcionamiento, si estas sustancias no se eliminaran naturalmente podría perjudicarlo y envenenarlo. Por este motivo, muchas recomendaciones médicas indican que el ser humano debe ingerir abundantes líquidos y casi siempre se aconsejan unos ocho vasos al día.

Los riñones son órganos que tienen la función [VIDEO] de realizar un vaciado económico, tiene asombrosos conductos de evacuación, porque en efecto filtran las ‘aguas residuales’ del organismo para clasificar y recuperar todo lo que pueda servir de nuevo.

Los riñones aseguran la doble función de filtrado y de eliminación. Estos dos órganos tienen forma de habas, con 12 cm de alto, 6 cm de ancho y 3 de espesor. Están localizados detrás de la cavidad abdominal, en las fosas lumbares y las arterias renales los irrigan abundantemente. El increíble trabajo de los riñones se evidencia en el hecho de que toda la sangre del cuerpo humano se filtra 30 veces por día, a través de estos órganos.

La Guía de la Salud, ‘Estar Bien Sentirse Bien’, señala que en la parte exterior de cada riñón existen 10 millones de pequeños canales llamados túbulos, los cuales están unidos a los vasos sanguíneos por medio de filtros, conocidos con el nombre de glomérulos; éstos dejan filtrar hacia los túbulos toda la sangre, excepto las proteínas. En el líquido obtenido las células tubulares recuperan cantidades precisas de sodio (sal), potacio, calcio, glucosa (azúcar), agua u otros elementos necesarios para el organismo [VIDEO], para devolverlos a la sangre que circula por los túbulos, antes de volver a salir del riñón.

Sin embargo, dejarán de lado el exceso de tales sustancias: agua, sal y a veces el azúcar en caso de diábetes. Por lo tanto, no hay que temer al hecho de beber demasiada agua, porque el riñón eliminará la que no sea necesaria para el organismo.

Eliminar sustancias perjudiciales

Finalmente, el riñón deja escapar los productos tóxicos como la urea, el ácido úrico y los elementos ácidos. El líquido obtenido después de esta selección es simplemente la orina, de la cual se ha retirado las sustancias útiles y donde se han concentrado los elementos perjudiciales para la salud.

Dada su imporancia, la actividad renal es una prueba de que todo está indisolublemente relacionado en el organismo humano y cómo ningún órgano puede prescindir de otro.