La pañalitis es una lesión dermatológica muy común en los bebés, la cual es originada por el exceso de humedad en los pañales y el contacto continuo con la piel del recién nacido. Es un padecimiento muy incómodo para los bebés, que les ocasiona mucho dolor y llanto. Los investigadores en dermatología infantil señalan que a la pañalitis, también se le conoce con el nombre de dermatitis amoniacal por el pañal o eritema de los glúteos, la cual comienza por un enrojecimiento intenso de la región cubierta por el pañal. La piel se torna sensible y dolorosa y, en los casos graves, la dermatitis se extiende por fuera de la zona de los pañales.

La pañalitis es una afección propia de los bebés, los cuales no han logrado todavía en control de sus esfínteres, el cual se va adquiriendo paulatinamente a medida que el bebé va creciendo.

La evolución de un bebé, en aspectos tan diferentes como caminar o controlar sus esfínteres no es matemático, es decir, que cada bebé tiene su propio ‘tiempo’ para dar los primeros pasos o para regular sus necesidades en materia de orina o defecación. Las bebés, es decir cuando son niñas, suelen ser más precoces que los varones en aprender a controlar los esfínteres.

¿Cómo aparece la pañalitis?

La pañalitis se desarrolla por el roce del pañal húmedo de orina contra la delicada piel del bebé. Además, la acidez o alcalinidad de la orina y de las heces - sobre todo si hay diarrea - contribuye al eritema. Ciertos materiales utilizados en la elaboración de los pañales, como sustancias químicas o perfumes, tienden a irritar la piel. La humedad y el calor reinantes en el interior del pañal son un caldo de cultivo para microorganismos [VIDEO] que penetran la piel aprovechando su irritación.

¿Cómo evitarla?

Entre las sugerencias y recomendaciones realizadas por médicos pediatras para prevenir la aparición de la pañalitis se encuentran:

  • Inspeccionar regularmente la ‘colita’ del bebé.
  • Cambiar el pañal del nené cada vez que esté húmedo o sucio.
  • No utilizar pantaletas plásticas, ni pañales cerrados herméticamente.
  • Mantener al bebé sin pañales durante algunas horas del día.
  • Lavar los glúteos del bebé con agua tibia en cada cambio de pañal.
  • Utilizar un jabón neutro para lavar la zona del pañal.
  • No usar talco, lociones o champúes perfumados sobre el área afectada.
  • Secar bien la piel del bebé, con toques suaves y no frotar.

La pañalitis del bebé está infectada cuando existen bacterias y se presentan costras o pus. Cuando hay candidiasis la piel se observa enrojecida y ‘macerada’.

¿Cuál es el tratamiento médico para la pañalitis?

El tratamiento ideal de la pañalitis debe ser consecuencia de la acción prolongada de un medicamento, generalmente cremas o pomadas, recetadas por el médico pediatra.

Las cremas cosméticas, polvos, talcos, o lociones no son recomendables. Debe tenerse en cuenta que los medicamentos para el tratamiento de la pañalitis han sido probados y evaluados en profundidad por médicos pediatras y han sido desarrollados científicamente, después de comprobadas investigaciones clínicas. Durante la consulta médica, los padres deben preguntar al doctor pediatra acerca de los tratamientos de la pañalitis.

Los medicamentos ideales para curar la pañalitis, por lo general, son sustancias que protejen la piel del bebé de los efectos irritantes de la orina y de las heces. Numerosos estudios [VIDEO]científicos señalan que la mejor protección se alcanza con remedios en forma de ‘pasta’ o pomada; porque la ‘pasta’ protege más que una crema del roce del pañal y permanece adherida a la zona afectada por mucho más tiempo. Adicionalmente, los doctores también suelen recetar remedios en base a una sustancia que combata los microorganismos presentes en la infección.