Los músculos del esqueleto obedecen los mensajes voluntarios provenientes de la corteza cerebral y, por este motivo, al realizar ejercicios de respiración y relajación se controlan las emociones que afectan la vida diaria, tales como la tristeza, insomnio, depresión, angustia, ansiedad y estrés. Estos estados emocionales son frecuentes en las personas que habitan en sociedades industrializadas, con grandes exigencias relacionadas con el cumplimento de horarios para estudiar y trabajar, tráfico vehicular, contaminación atmosférica y elevado costo de la vida.

Para enfrentar estos padecimientos, los médicos especialistas, recomiendan a los pacientes realizar actividades deportivas al aire libre tres veces por semana.

Señalan que en la vida agitada de las grandes urbes el individuo trabaja más de diez horas diarias, lo que genera agotamiento, dolores de espalda, cefalea y dolencias musculares. Las actividades deportivas deben efectuarse en espacios abiertos para promover el contacto con la naturaleza, en sitios como parques, plazas y montañas.

Más deportes alivia el estrés

Mediante un trabajo de conciencia del cuerpo y de concentración, realizar #Deportes como el yoga, la bailo-terapia, los aerobics, la gimnasia, caminar y trotar es común en las ciudades. Estas actividades son ideales para los niños, adolescentes, adultos y personas de la tercera edad.

Los profesores de deportes argumentan que al realizar yoga, el individuo logra dominar los procesos emocionales, mediante un trabajo de conciencia del cuerpo y de concentración; además permite conservar un cuerpo flexible.

La filosofía del yoga demuestra que el cuerpo y el espíritu están indisolublemente ligados.

Los científicos han demostrado que la relajación engendra una distensión global voluntaria de los músculos estriados y, por acción refleja, produce una disminución de la tensión de la neuro- musculatura lisa y de la cardíaca. A través de la realización de ejercicios de yoga, las personas logran relajar la mente y el cuerpo, además se sienten menos agredidas por el mundo exterior. Surgen entonces emociones positivas, como el optimismo, la alegría, la esperanza y la tranquilidad.

Otro tipo de relajación pasiva son los masajes y los baños de vapor, que hacen delicias en todos los países y frenan los azotes del mundo acelerado en que vivimos. La relajación que ofrecen estas terapias anti estrés otorgan equilibrio interno, bienestar, eliminación de toda fatiga, sensación de seguridad y de confianza en sí mismo, en ocasiones, desde la primera sesión. #Salud #Medicina