La imagen de las ciudades cada día se transforma con la continua incorporación de mucha gente dedicada a realizar actividades deportivas, como caminar, trotar o andar en bicicleta por las calles, avenidas, parques y plazas. Son muchas las personas que se incorporan a la realización de estas actividades, con el propósito de obtener una buena condición física, sentirse saludables, mejorar la apariencia y evitar dolencias en la Salud.

Muchos son los elementos existentes en las ciudades que pueden perjudicar la calidad de vida de sus habitantes. La contaminación atmosférica perjudica a los alérgicos, el tráfico vehicular promueve el estrés, las largas horas de espera en filas para pagar las compras u obtener algún servicio también pueden producir cansancio.

En la Guía de la Salud, ‘Estar Bien Sentirse Bien’, en su tomo ‘El ser humano ejercicio físico’ se destaca que el doctor Pierre Talbot, preocupado por la claridad y la simplificación señala a la salud [VIDEO] como la ‘ausencia de enfermedad’. Esta es la salud que muchos buscan y la realización de actividades deportivas se convierte en un mecanismo de entrenamiento y, a su vez, de distracción. Realizar cualquier actividad deportiva regularmente promueve la formación de grupos de personas con intereses comunes, la compañía, el compartir, la amistad y estos elementos también son beneficiosos para quienes viven agotados por el estrés citadino y las responsabilidades.

Deportes para todos

A la realización de deportes se incorporan muchos niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad. Disciplinas como el taichí, yoga, danza, bailoterapia o aerobics cada día se desarrollan más en las ciudades, con sus variantes culturales.

Los beneficios de una mejor forma física influyen inmediatamente en el estado de la salud, porque reactivan las grandes funciones del organismo, retardan el envejecimiento y permiten mejorar la apariencia física. Investigaciones científicas revelan que los deportes tienen virtudes terapéuticas. Tras realizar ejercicios físicos [VIDEO] desaparece el cansancio al terminar el día, los dolores de cabeza y otros pequeños malestares como contracciones musculares ya no se padecen. El esfuerzo realizado por el deporte necesita una rápida recuperación de la fatiga y ésta - naturalmente - lleva a una regularización de los horarios, especialmente los del sueño. Las personas dejan de tener insomnio y el sueño tiene una mejor calidad. Las prácticas deportivas se combinan exitosamente con rutinas habituales de trabajo o estudios.