La definición de productos naturales se relaciona directamente con todas las sustancias que se encuentran en la naturaleza y que se integran a la alimentación y a la terapéutica humana o animal, con pocas modificaciones químicas o industriales. En las naciones desarrolladas se ha incrementado considerablemente el uso de remedios naturales, los cuales forman parte de la Medicina alternativa, buscada por muchos pacientes para encontrar alivio a sus enfermedades.

Los diferentes Ministerios de Sanidad del mundo tienen sus propias normativas legales, en cuanto a la clasificación de los remedios naturales. En algunos países se les llama medicamentos con prescripción, medicamentos de venta sin receta [VIDEO], medicinas naturales, suplementos nutricionales, cosméticos y alimentarios.

Los productos naturales son utilizados para sanar una larga lista de afecciones de la Salud: cáncer, diábetes, dolores musculares y óseos, insomnio, hipertensión arterial, entre muchas otras enfermedades; resultado de la vida agitada de las grandes urbes. En estas naciones las personas suelen someterse a largas horas de trabajo, tiempo en el tráfico vehicular, pocas horas para dormir y una alimentación deficiente; aspectos que interfieren en la aparición de muchas enfermedades.

Medicina natural desde la antigüedad

Cuando el ser humano apareció en el planeta, ya entonces existía la enfermedad, la cual afectó con anterioridad a las propias especies animales y de homínidos que antecedieron al hombre. Sus fósiles lo evidencian. La lucha de la especie humana para conservar la salud y la vida estuvo siempre vinculada a la naturaleza.

Los accidentes naturales eran buenos o malos, según su forma de afectar a la tribu. La lluvia era buena, pero en exceso implicaba un castigo convertido en diluvio e inundación. El rayo era bueno en la medida que permitía la conquista del fuego, era malo en tanto destruía y carbonizaba. Algunas plantas tenía el poder de curar, pero otras el de enfermar con sus venenos naturales. Ciertas sustancias provenientes de los animales eran naturalmente reconstituyentes, mientras que algunas mataban.

Nutrientes naturales

Los primeros alimentos del ser humano fueron hierbas, frutos silvestres y raíces. Después comenzó la caza de animales y el consumo de algunos minerales (sales cristalinas de mares evaporados). El descubrimiento de las propiedades curativas de las plantas fue al principio meramente instintito y empírico. Posiblemente, el hombre primitivo encontró en ellas alimento y remedio, observando la conducta alimenticia de animales sanos y enfermos.

Medicina natural del siglo XXI

El siglo XXI se caracteriza por el acelerado avance de los descubrimientos tecnológicos.

En el siglo XX la industria farmacéutica desarrolló medicamentos para la prevención de enfermedades (vacunas), así como también para la curación de las mismas (medicamentos terapéuticos). Por su parte, la industria alimenticia investigó nuevas formas de conservar por largos períodos los alimentos, libres de contaminación y en empaque cerrados al vacío. Sin embargo, en cada ser humano subsiste - consciente o inconscientemente - un respeto casi arquetípico por las sustancias naturales. Ellas conservan el ‘atractivo encanto de los tiempos de oro’, cuando bastaba extender la mano en una pradera para disfrutar de un sorbo de agua límpida, sin cloro y de un panal de miel sin conservadores químicos.

La industria farmacéutica y la elaboración de medicinas naturales

En muchos países se vive el ‘redescubrimiento de lo natural’. Alimentos, suplementos nutricionales, vitaminas y productos [VIDEO] naturales atraen el interés de la humanidad. Pero no es conveniente consumir cualquier producto bajo la ‘sombrilla’ de lo natural, porque hay medicinas naturales que no tienen controles de calidad, cuya efectividad o seguridad no están garantizadas. Por el contrario, hay otros productos naturales que son elaborados y empacados por industrias farmacéuticas, con estrictos controles y autorizados por los ministerios de sanidad de los países donde se producen, que avalan su calidad y eficacia.