Algunos estudios han demostrado, que las personas que ingieren rápidamente sus comidas tienen más riesgos de sufrir obesidad, sufrir de reflujo y contraer síndrome metabólico, es cierto que a veces nos sintamos tentados a devorar una comida, pero según los investigadores dicen que existen beneficios al ingerir lentamente los alimentos.

Los programas destinados a regular los hábitos alimenticios son útiles

Para los autores del estudio el mejorar los hábitos alimenticios y los programas educativos relacionados con la velocidad para ingerir los alimentos, pudieran ser útiles para reducir el riesgo de contraer enfermedades no transmisibles, así como también prevenir la obesidad, este reciente estudio no es el primero relacionado con el tema, otros estudios también han sugerido lo mismo [VIDEO].

El estudio más reciente hecho por BMJ Open [VIDEO] realizado por investigadores en Japón estudió datos recabados que van desde 2008 hasta 2013, estos datos fueron recogidos de chequeos de salud en más de 59.700 personas, en estos consultas médicas se le preguntaba a los participantes sobre sus hábitos alimenticios acerca de la velocidad como ingerían sus alimentos.

¿Que tan bueno es tomarse un tiempo para comer?

Un análisis demostró que comer lentamente, desayunar todos los días, dormir regularmente y no comer antes de dormir, todas estas prácticas están ligadas a una posibilidad menos alta de sufrir de obesidad, el análisis también demostró que de los participantes del estudio los que realizaron un cambio en sus hábitos de comer e hicieron las practicas arriba descritas bajaron su masa corporal.

Entre las imitaciones del estudio se encuentran, que el estudio se enfocó a participantes con diabetes tipo 2, pocas personas de edad avanzada y el desconocimiento de ejercicio o cantidad de alimento ingeridas normalmente por los participantes, a parte se basó en las preguntas que se le realizaron a los participantes de cómo era su ritmo de alimentación.

El profesor de fisiología Ian Mac Donald manifestó sus dudas sobre el estudio, ya que fueron pocos los que cambiaron la velocidad al comer, y que esto no necesariamente está detrás del cambio de la masa muscular.

Por otro lado Tam Fry, presidente del Foro Nacional de Obesidad dijo que el tiempo en que las personas comen es un factor clave para la obesidad, ya que los que comen más rápido les lleva más tiempo sentirse llenos, puesto que no dan tiempo a las hormonas de comunicarle al cerebro que deje de comer, dijo también que mientras más rápido se coma hay más fluctuaciones de azúcar y esto causa resistencia a la insulina.