El Ciclismo es una práctica deportiva que sigue despertando el interés de muchas personas en todo el planeta, por su comodidad, beneficios para el cuerpo humano y las pocas contraindicaciones. Sin embargo, dentro de las razones que favorecen su éxito también está el servir como medio de transporte ágil en muchas ciudades y pueblos, convirtiéndose en una actividad útil para los traslados y liberadora de estrés.

La Guía de la Salud, ‘Estar Bien Sentirse Bien’ en su tomo ‘El Ejercicio Físico’ revela que el ciclismo se puede practicar como placer, en este caso el llamado ‘cicloturismo’ se realiza en grupos, sin buscar hazañas de kilometraje o como competencia, además existen tres grandes tipos de competencia: la ruta, la pista y el ciclo-cross.

Sin embargo, andar en bicicleta es una actividad que se desarrolla a gran escala en las ciudades, con el objetivo de promover la realización de ejercicio físico y mejorar la salud, adicionalmente los traslados en bicicleta reducen la congestión que ocasiona el tráfico automotor y disminuye las emisiones de agentes contaminantes al ambiente por parte de los vehículos. La realización de esta actividad exige la creación de rutas especiales para quienes eligen la bicicleta como medio de transporte, al igual que la ejecución de programas educativos sobre las normas [VIDEO] de prevención y la forma correcta de movilizarse en éstas dos ruedas.

La bicicleta popular en las ciudades

Una de las ventajas que contribuye a utilizar la bicicleta para trasladarse es que no necesita muchos requisitos para las personas, siempre y cuando no existan problemas de equilibrio.

Los principiantes deben tener en cuenta que este deporte, aunque se realice solo para los traslados, es una de las actividades deportivas más exigentes en el plano cardiovascular. Adicionalmente, no existe límite de edad para la práctica de ciclismo urbano o de placer (cicloturismo) y es común observar a muchos octogenarios recorrer regularmente 50 ó 100 km en cada salida.

El ciclismo es un deporte completo, que favorece la salud pulmonar y, muy especialmente, la cardiovascular. El movimiento regular y encadenado del pedaleo permite una adaptación de las grandes funciones del organismo a los esfuerzos. Otro de sus beneficios se relaciona con el área psicológica, porque favorece el contacto con la naturaleza [VIDEO] y la exploración de espacios al aire libre, lo cual promueve el conocimiento del entorno y del medio ambiente.