El agua es vital para vivir y beber en forma regular es un requisito dietético fundamental para garantizar la supervivencia del cuerpo humano. Muchas personas deben aprender que la forma más eficaz de mantener el organismo hidratado consiste en beber agua de forma natural, pero mucha gente tiene la tendencia a tomar otras bebidas, no tan sanas, como el té, el café, los refrescos con soda y los zumos azucarados [VIDEO]. Estas bebidas, ciertamente proporcionan líquidos, sin embargo, contienen sustancias que pueden perjudicar la Salud y, mucho más, si se acostumbran a tomar en exceso.

En los países tropicales existe la alta tendencia a beber jugos naturales, debido a la abundancia de frutos, originada por la ubicación geográfica.

Las frutas recién exprimidas y también los zumos de verduras son muy sanos y ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes; los cuales son consumidos en grandes cantidades en estas regiones, para apaciguar la sed. Otra ventaja que proporcionan estas bebidas naturales consiste en su fácil digestión. En forma de líquido la fruta y la verdura se digieren rápidamente y el organismo humano logra asimilar enseguida los nutrientes. Por otra parte, la pulpa que algunas personas desechan - luego de licuadas o exprimidas - contiene una cantidad de nutrientes y fibras.

Sobre este tema, algunos nutricionistas consideran que la fruta recién exprimida y los zumos de verduras contienen una “energía pura” natural, proveniente de los distintos fitonutrientes, que ayudan al cuerpo a funcionar de manera adecuada.

Igualmente, es importante recordar su valioso aporte de vitaminas y minerales.

La Guía Práctica de la Dieta Sana, del Círculo de Lectores, señala que “uno de los inconvenientes de los zumos de frutas es su alto contenido en azúcar, en forma de fructosa. Después de beber uno de estos zumos, el nivel de glucosa en la sangre aumenta rápidamente”. Esta cualidad puede ser poco beneficiosa, para quienes padecen de diábetes.

¿Cuáles bebidas se pueden comprar?

Los jugos de frutas que se venden preparados en las tiendas y mercados suelen ser muchas veces concentrados reconstituidos y, aunque son una fuente rica en vitaminas razonable, no poseen todas las propiedades de los jugos puros recién exprimidos. Estos también pueden llamarse refrescos de frutas, que además del zumo contienen agua, colorantes artificiales y endulzantes, mientras otros pueden realizarse bajo tratamientos ultra calientes para prolongar su duración [VIDEO]. Debido a que el calor tiene la capacidad de destruir algunas vitaminas, el zumo obtenido a través de este método es nutricionalmente inferior a los recién exprimidos.

Con la preparación de los zumos en casa, bien sea con licuadoras, exprimidores o extractores eléctricos se obtienen todas las ventajas que estas bebidas ofrecen a la salud. Deben tomarse frescos, recién hechos, porque la oxidación altera sus sabores, colores y, lo más valioso, sus valores nutritivos.