Las bebidas con cafeína tienen un elevado nivel de consumo, especialmente en los países desarrollados occidentales. Se ha comprobado que el , el café, la cola, las bebidas con cacao y algunas infusiones comercializadas contienen cafeína y, paradójicamente, mucha gente las toma a diario, pese a reconocer que pueden ser dañinas y poco saludables.

Las bebidas que contienen cafeína tienen la capacidad de actuar como diuréticos, es decir que aumentan la producción de orina, por lo cual no garantizan la adecuada hidratación del cuerpo. Muchas afirmaciones sobre los efectos negativos de la cafeína en la #Salud señalan que contribuye a la aparición de ciertos tipos de cáncer [VIDEO] y aumenta el colesterol sanguíneo.

Según la Guía Práctica de la Dieta Sana, del Círculo de Lectores, estas teorías no han podido probarse, sin embargo, existen pruebas de que el consumo de cafeína se relaciona con la aparición de tumores y quistes benignos en las mamas femeninas. Por otra parte, la cafeína disminuye las reservas de calcio del cuerpo.

Otros estudios relacionados con el efecto perjudicial de la cafeína revelan que disminuye la capacidad de concentración y la memoria a corto plazo, además de producir adicción, porque muchas personas acostumbradas a tomar bebidas que contengan cafeína como el café o el té suelen padecer de irritabilidad, dolores de cabeza y vómitos. Es común escuchar a las abuelas o mamás aconsejarles a sus hijos que no tomen café antes de dormir, porque pueden perder el sueño durante la noche.

Esto puede ocurrir especialmente en personas muy sensibles a los efectos de la cafeína y si toman demasiadas bebidas que contengan esta sustancia se pueden poner inquietas y nerviosas, lo cual puede generar dificultad para conciliar el sueño.

Por otra parte, al tomar muchas bebidas frías o calientes que contengan cafeína, algunas personas pueden sentir menos cansancio o agotamiento, lo que significa que no son totalmente conscientes de que están fatigados o enfermos. Por otra parte, existen investigaciones científicas [VIDEO] que comprueban que las bebidas con cafeína más perjudiciales son los cafés hervidos y sin filtrar, como el expreso o el capuchino, por su contenido de sustancias negativas sobre el sistema cardiovascular.

Algunas alteraciones en los niveles de azúcar en la sangre pueden ser ocasionadas por el consumo excesivo de café. Si se toma una taza de café, de vez en cuando, no perjudica la salud, pero la dependencia diaria crea una inestabilidad constante de los niveles de azúcar en la sangre.

¿Y qué ocurre con el té?

El té es una bebida con una clara ventaja sobre el café, porque contiene menos cafeína, se dice que unos 40 mg por taza, frente a los 80 mg presentes en una taza de café, además contiene un antioxidante llamado quercetina, que contribuye a reducir el riesgo de padecer cáncer o una enfermedad cardíaca. Se considera que especialmente el té verde, llamado también japonés y el té chino negro tienen propiedades específicas anticancerígenas. Sin embargo, uno de los inconvenientes del té es su contenido de taninos, considerados como antinutrientes, que dificultan la absorción del hierro e inclusive manchan la dentadura. Estas cualidades hacen del té una bebida que se debe evitar en las comidas.

Opciones descafeinadas

La extracción de cafeína del café, del té o de los refrescos de cola se realiza por medio de solventes orgánicos, como el acetato de etilo o cloruro de metileno. Luego de realizado este proceso, la bebida resultante contiene una pequeña cantidad de dicha sustancia. Esta cantidad de cafeína es suficiente para aquellas personas que les encanta tomar café, pero se interesan por disminuir su consumo para prevenir los riesgos para la salud. No obstante, la condición de agente cancerígeno suave del cloruro de metileno y el uso en la extracción de cafeína del cloruro de metileno tiene muchos detractores, pero las cantidades presentes en algunos cafés descafeinados son pequeñas y se consideran seguras. #Nutrición