Un reciente estudio implementa una nueva estrategia para la administración de la vacuna contra el rotavirus neonatal al momento del nacimiento para así atacar de una manera eficaz la prevención temprana contra posibles complicaciones como lo es la gastroenteritis causada por la colocación del rotavirus y asimismo, abordar algunas de las barreras para la implementación a nivel mundial de una vacuna contra el rotavirus.

Científicos discuten los diferentes métodos para la práctica

Aunado a esto se llevo a cabo un ensayo de una manera aleatoria de una forma controlada en Indonesia para así evaluar la eficacia de la implementación de la vacuna oral contra el rotavirus neonatal (RV3-BB) se toma en cuenta la prevención de una de las complicaciones más comunes como lo es gastroenteritis provocada por la implementación rotavirus [VIDEO].

Los recién nacidos sanos recibieron alrededor de tres dosis aproximadamente de dicha vacuna de rotavirus RV3-BB, siendo administradas de acuerdo a un cronograma que por su parte tienen los Neonatos de dicho país la cual es la siguiente de 0 a 5 días, 8 semanas y 14 semanas de edad o por medio de un cronograma infantil que es de 8 semanas, 14 semanas y 18 semanas de edad.

El primer análisis se llevo a cabo en la población por protocolo, la cual incluyó solamente a participantes que ya se habían administrado las dosis correspondientes de la vacuna, de acuerdo a esto se tomaron análisis secundarios realizados en la población que en virtud de las bases de los resultados incluyó a todos los participantes que se imprentaron esta vacuna.

Los resultados obtenidos parece ser más valiosos de lo que se creía

En el análisis implementado sobre la administración de la vacuna contra el rotavirus se implemento en alrededor de 1.513 participantes de dicha población por protocolo [VIDEO] y por medida de prueba, en relación con las implicaciones que tiene esta vacuna como lo es la complicación conocida la gastroenteritis por rotavirus grave se obtuvo que se produjo hasta la edad de 18 meses alrededor de 5,6% de los participantes aproximadamente 28 de 504 bebés, en el 1,4% en el grupo de vacuna del programa neonatal ( 7 de 498), y en el 2,7% en el grupo de vacunas programadas para bebés (14 de 511).

De este modo la eficacia de la vacuna fue de alrededor del 68% en síntesis del cronograma neonatal y en el cronograma infantil se obtuvo un 60%. Sobre las bases de la validez de los resultados la respuesta de la vacuna, como lo demuestra la respuesta inmune sérica o el desprendimiento de RV3-BB en las heces, se produjo en 78 de 83 participantes (94%) en el grupo de planificación neonatal y en 83 de 84 participantes (99%) en el programa infantil grupo.