Un estudio reciente ha confirmado lo que algunos nutricionistas han argumentado desde hace algún tiempo, a saber, que la #dieta por unos días "Mime ayuno" puede tener efectos significativos anti-envejecimiento y reducir las enfermedades relacionadas con ella. Esta dieta, que en parte simula el ayuno, es hipocalórica, muy pobre en azúcares y proteínas, pero rica en grasas insaturadas. Si se realiza durante algunos días al mes, puede evitar las enfermedades típicas de la vejez, reduciendo el envejecimiento celular y aumentando la esperanza de existencia de un persona.

La investigación utilizó un ensayo clínico realizado en 100 pacientes y las consecuencias se anunciaron en la revista científica "Science Translational Medicine".

El equipo de investigación ha sido dirigido por el inventor de la dieta "Mima-ayuno", Valter Longo, un investigador en el Instituto de Oncología Molecular FIRC en Milán y la Universidad del Sur de California Escuela de Gerontología en Los Ángeles.

Longo ha realizado experimentos en sujetos entre 20 y 70 años, con sobrepeso u obesidad, tratándolos con la dieta "Mima-ayuno". Siguieron una dieta baja en calorías (alrededor de 800/1100 calorías por día) seleccionando cuidadosamente los alimentos durante algunos días al mes. Este tipo de nutrición se llama así, porque imita los efectos beneficiosos del ayuno al eliminar los riesgos para la #Salud: no es tan extremo como el ayuno y dura unos pocos días, por lo que es fácilmente sostenible.

¿La cura contra el cáncer?

Las curas contra el cáncer también reciben beneficios especiales de un régimen bajo en calorías, privando a las células cancerosas de los nutrientes que les son compatibles, a saber, azúcares y proteínas.

La experimentación demostró que las enfermedades asociadas al envejecimiento se reducen: obtenemos la reducción de los factores de riesgo de diábetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares, y la reducción de la grasa abdominal, del factor inflamatorio CRP, de la presión arterial, del colesterol, de la molécula IGF-1 asociado con el cáncer y el envejecimiento.

Además, la dieta no implica los riesgos típicos de los regímenes excesivamente obstinados o del verdadero ayuno, precisamente porque la masa muscular, la llamada masa magra, no se pierde, solo la masa grasa. Valter Longo, genovese de nacimiento y estadounidense de adopción, es un investigador de 50 años, que estudia bioquímica relacionada con el envejecimiento, graduándose de la Academia del Norte de Texas.

Después de un doctorado en Bioquímica del Instituto de California en Los Ángeles (UCLA [VIDEO]), y un post [VIDEO]-doctorado en neurobiología del envejecimiento y la enfermedad de Alzheimer de la Universidad del Sur de California (USC), ahora es profesor y jefe del Departamento biogerontology on Longevity en USC (University of Southern California) y director del programa Oncology and Longevity en IFOM. Valter Longo ha publicado el libro "La dieta de la longevidad", que ilustra los beneficios terapéuticos de las dietas específicas, contra las enfermedades más importantes relacionadas con la edad, como los tumores.

#VIDA