A veces muchas personas realizando sus actividades habituales sienten cansancio y fatiga, lo cual puede deberse a la ausencia de algunas de las comidas como el desayuno o el almuerzo pero - por diferentes circunstancias - muchas veces los horarios en la alimentación no se pueden cumplir normalmente. Realizar varias comidas saludables y livianas durante el día, le permite al organismo humano obtener la energía vital necesaria para realizar las actividades físicas habituales.

Igual sensación de agotamiento puede sentirse, si comemos alimentos pero no bebemos la cantidad de líquidos requeridos para cuidar el organismo. Tomar abundantes bebidas sanas durante el día permite reponer los líquidos que pierde el cuerpo durante la jornada diaria.

Todas estas bebidas también deben controlarse y tener especial predilección por los zumos de frutas naturales e infusiones sin azúcar añadida y mucha agua mineral o potable.

En algunas ocasiones, las personas pueden no desayunar, almuerzan un “snack” para satisfacer temporalmente el hambre y cenan con muchos alimentos, pero esta forma de comer crea una falta de energía y una disminución de la capacidad intelectual, especialmente cuando más la necesitan, que es precisamente durante la jornada laboral. Algunos síntomas vinculados con la ausencia del desayuno, el almuerzo o la cena son las cefaleas o dolores estomacales, producto de la falta de alimentos y nutrientes.

Meriendas azucaradas

Si la selección de los alimentos es inadecuada, también puede perjudicar a quienes tienen horarios irregulares en la alimentación.

Efectos negativos también pueden aparecer en el cuerpo humano, si se ingieren frecuentemente meriendas ricas en grasas y azúcar, porque pueden hacer oscilar los niveles de azúcar sanguíneos, reducir la cantidad de energía, deteriorar el estado de salud general y promover el sobrepeso.

Aquellas personas que se interesan por conservar la salud y mantener la figura vigilan los horarios de la alimentación y comen alimentos dietéticamente equilibrados. Al sentir hambre entre comidas seleccionan frutas como una manzana, una pera o trozos de melón. Con este hábito alimenticio, la cantidad de energía requerida por el organismo será constante.

La selección alimenticia [VIDEO] debe enfocarse en comidas naturales y, preferiblemente, en sus variedades integrales, asadas a la plancha o cocinadas al vapor. Muchas veces algunos productos refinados o procesados no son los más saludables.