Una moda que ha inspirado a las chicas a cambiar el color del cabello surge con el bronde, una tonalidad acaramelada que atrae a miles de mujeres todos los días, debido a la jovialidad que imprime en el rostro y a su consagrada calidez, lo cual convierte a este tono en la coloración preferida para esta primarera. La palabra bronde es el resultado de la combinación de las palabras: blonde, rubio y brunette y se convierte en la fascinación de los estilistas y de las mujeres preocupadas por lucir bien.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Salud

El bronde se asemeja a los colores miel o avellana, que muchas veces las mujeres desean que duren eternamente en los cabellos, una vez que han sido teñidos con este color.

Con el efecto del bronde, se realizan bellísimas combinaciones de maquillajes y esmaltes de uñas en tonalidades bronce, marrores claros y anaranjados, que resultan en una apariencia sofisticada, delicada y especialmente juvenil. Por lo general, estos secretos de belleza son altamente solicitados, cuando la mujer inicia los cuarenta años de edad.

El color de tinte bronde también se puede considerar como un punto medio entre aquellas mujeres rubias, que desean oscurecer su cabello y las morenas que anhelan un tono de cabello más claro; con las ventajas de la luminosidad que otorga al rostro, haciéndolo lucir especialmente radiante.

Muchísimos colores están disponibles en todas las tiendas de perfumería de diferentes países, sin embargo, a la hora de seleccionar el color más apropiado y a la moda, generalmente surgen dudas sobre si se está realizando la mejor elección.

Por el momento, el bronde capta la mirada curiosa y asertiva de las compradoras, quienes disfrutan aplicándolo ellas mismas o en los salones de Belleza. En ocasiones se resalta más la magia de este color, si se combina con unas discretas mechitas rubias, para irradiar un estilo contemporáneo y juvenil.

Suave transformación

También se recomienda el color bronde, cuando las mujeres desean realizar un cambio en la coloración capilar, pero no drásticamente. Los retoques deben realizarse en función del porcentaje de canas y del ritmo de crecimiento del cabello. Sin embargo, para lograr una apropiada fijación y confrontar la caída del color que pudiera ocurrir al lavar el cabello, es necesario aplicarlo frecuentemente y lucirlo al menos durante unos tres meses, tanto para acostumbrarse al color, como para disfrutar de su encanto y majestuosidad.