A la hora de seleccionar el deporte ideal, muchas personas se deciden por nadar, esa magia que envuelve el esfuerzo físico, el contacto con el agua y su relación con el mar invita a la gente a practicarlo dos o tres veces por semana y a convertirlo en su ejercicio físico habitual. La natación es una de las actividades deportivas más completas y con importantes beneficios para la Salud cardiovascular y pulmonar.

Muchos padres se preocupan por enseñarles a sus niños a nadar y esta primera relación - generalmente - marca un comienzo feliz para los chicos, con respecto a su interés futuro en convertirlo en su deporte favorito.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Salud

La natación es un deporte que se puede realizar a cualquier edad y mucha gente la practica semanalmente, incluso los minusválidos.

Otros elementos hacen de la natación un deporte que atrae a muchos seguidores, entre ellos: el contacto solar, la relación que se establece con la naturaleza, las piscinas y muy especialmente, sus aportes en el mejoramiento de la figura.

Además, se ha comprobado que la natación [VIDEO] tiene propiedades sedantes y relajantes, por lo cual es apropiada para individuos nerviosos e irritables.

Los médicos reumatólogos y fisiatras recomiendan a los pacientes que presentan dolencias en la columna vertebral practicar la natación, porque constituye un buen medio terapéutico en la reeducación de algunos problemas de la columna vertebral. Adicionalmente, es favorable para la salud porque el esfuerzo continuo, sostenido y rítmico promueve el gasto energético; los movimientos se efectúan regularmente y es necesario luchar contra la resistencia del agua.

Músculos y columna vertebral entre los favorecidos

Con la natación muchas personas mejoran algunas enfermedades a nivel de la columna vertebral, las cuales pueden ser dolorosas y restringir la movilidad, porque la mayoría de las articulaciones trabajan y se mejora la flexibilidad.

Al nadar en agua caliente se facilita el estiramiento de los tendones, músculos, ligamentos y articulaciones, lo que puede contribuir a la desaparición de algunos dolores lumbares.

Medidas preventivas al nadar

Los entrenadores de esta disciplina deportiva no recomiendan nadar después de una comida abundante o con licores, ni luego de una comida ingerida rápidamente, tampoco cuando se tiene un ayuno de más de cinco horas. Es aconsejable evitar exponerse al sol demasiadas horas antes de nadar, al igual que evitar entrar en el agua sumergiéndose, sino mojarse progresivamente.