Muchas son las orientaciones que se reciben a diario sobre la necesidad de comer con precaución alimentos grasos y azucarados, sin embargo, el mercado está saturado de infinidad de golosinas y frituras que promueven su ingesta, pero es necesario conocer por qué pueden dañar el organismo humano y siempre se recomienda ingerirlos en pequeñas cantidades y de manera ocasional.

Los programas dietéticos balanceados no eliminan totalmente los alimentos grasosos o azucarados, porque de alguna u otra forma, siempre están presentes. Los aderezos para las ensaladas, por lo general, se elaboran con aceite de maíz, girasol, soya u oliva; además al tomar café siempre se hace referencia al azúcar y al pan, por lo general, se le unta mantequilla.

A este grupo de alimentos también corresponde la popular mayonesa [VIDEO], cremas para untar, la natilla, las papas fritas caseras o empacadas en bolsas, las galletas, los helados, pasteles, pudines, el chocolate, las mermeladas, las salsas condimentadas, el guacamole y los dulces, entre otros miles de productos realizados con azúcares y grasas.

Por otra parte, los nutricionistas recomiendan una selección cuidadosa del tipo de grasa que se utiliza para cocinar, es mejor los aceites monoinsaturados, como el de soya, oliva o girasol; entre ellos el aceite de oliva se convierte cada día en uno de los más demandados, porque se le atribuyen propiedades benéficas, por ejemplo, reduce el riesgo de obstrucción arterial. Su obtención se realiza prensando las aceitunas aplastadas y es muy común su uso culinario en los países de Europa.

A la hora de merendar

Las meriendas son para gente de todas las edades y los momentos en los cuales la tendencia es degustar alimentos azucarados, sin embargo, se pueden realizar meriendas saludables y nutritivas con moderación, sin que ello signifique daños para la Salud. Si se comen en exceso alimentos ricos en grasas y azúcares a la hora de merendar, siempre y todos los días, esta costumbre puede perjudicar el organismo [VIDEO]. Lo ideal es realizar meriendas con postres como el chocolate, las galletas y los pasteles, de manera ocasional. Solamente un porcentaje mínimo de los alimentos que se ingieren deben pertenecer a esta categoría.

Con respecto a las grasas, algunos tipos son pocos saludables, otros son sanos y esenciales en las dietas equilibradas, éstos son los ácidos grasos omega 3 y omega 6. Si se desea obtener la cantidad necesaria de este tipo de grasas se puede comer, cada día, una cucharada de aceite prensado en frío de girasol, maíz, oliva o sésamo o una cuchara colmada de semillas molidas.