Cada uno de nosotros toma alrededor de 200 decisiones sobre la comida al día, pero solo somos conscientes del 10 por ciento de estas opciones. El otro 90 por ciento es instintivo, impulsado por nuestro entorno, nuestros hábitos e incluso nuestros compañeros de cena. Esto sugiere que simplemente modificando nuestro entorno de #alimentación, podemos elegir opciones saludables como nuestra opción predeterminada e introducir mejoras significativas en nuestra dieta sin grandes esfuerzos.

Esa es la teoría detrás del enfoque "CAN" para una alimentación más saludable desarrollado por Brian Wansink, un psicólogo del consumidor de la Universidad de Cornell que estudia los muchos factores que influyen en nuestras elecciones de alimentos.

Wansink es conocido por la fascinante investigación de su laboratorio, que explora las formas en que detalles aparentemente triviales, como el color y tamaño de nuestros platos, la iluminación en un restaurante o la configuración de una línea de buffet impactan significativamente en qué, cuándo y cuánto comemos, sin que nos demos cuenta. Su grupo de investigación ha llevado a cabo innumerables estudios que demuestran que simplemente cambiar el posicionamiento, el etiquetado o la presentación de alimentos saludables en restaurantes, cafeterías y cocinas domésticas los hace más atractivos para las personas, incluso para aquellos que no prestan mucha atención a la nutrición. Por ejemplo, Wansink 'las ventas de frutas enteras en los comedores escolares se duplicaron cuando la fruta se movió de un estante opaco en la línea de servicio a un bonito cuenco en un área bien iluminada.

Con su teoría CAN, Wansink propone que al hacer que los alimentos saludables sean "visibles y fáciles de alcanzar (convenientes), atractivos y aparezcan como una elección obvia (normal)", podemos animar a las personas a comer una dieta mejor automáticamente, sin depender únicamente de la fuerza de voluntad o los conocimientos de nutrición.

Si bien muchos de los cambios Wansink sugieren lugares públicos objetivo, como comedores escolares, restaurantes, comedores y supermercados, también puede poner estos principios a trabajar en su propia cocina. Los consejos a continuación pueden ayudarlo a hacer que las verduras, las frutas y las comidas saludables caseras sean la opción más obvia en el hogar, para que su familia pueda llegar a una dieta mejor en forma automática.

Haga que comer saludablemente sea más conveniente por:

  • Manteniendo una canasta de fruta fresca en un lugar destacado en el mostrador de tu cocina.
  • Coloca un tarro de zanahorias, pimenteros y otras verduras [VIDEO] en el refrigerador a la altura de los ojos.
  • Guarde las jarras de agua helada (incluidas las variedades de sabores divertidos ) y los tés sin azúcar en su refrigerador.
  • Haga dos lotes de recetas saludables para la cena, como sopas, guisos, guisos, papas fritas y platos de pasta para que pueda tener sobras la noche siguiente.
  • Hacer la preparación de la comida en el momento más conveniente del día, siempre que sea más fácil atrapar de 10 a 15 minutos para picar, mezclar y extraer ingredientes. Puede ser de noche después de que los niños se van a la cama, a primera hora de la mañana o justo antes de la cena.
  • Tener algunas comidas súper simples pero nutritivas en la manga, como tacos de pollo a la parrilla, pizza vegetariana casera en pitas de trigo integral o una frittata de verduras.
  • Invertir en una olla de cocción lenta. Hay una razón por la cual las ollas de la vieja escuela están experimentando un renacimiento; ahorran cenas para los ocupados cocineros de casa.

Haga una alimentación saludable más atractiva de la siguiente manera:

  • Cortar frutas y verduras antes de servir o almacenar. Hay algo innatamente más atractivo sobre el producto cuando se corta en trozos del tamaño de un bocado.Lleva tiempo cortar un melón, cortar manzanas, pelar y cortar kiwis, pero una vez que estén preparados apostaría a que desaparecen rápidamente.
  • Incorporando muchos productos coloridos. Las batatas, la calabaza de invierno, los tomates de uva, los pimientos rojos y amarillos, las remolachas y las bayas pueden realmente hacer que sus comidas destaquen.
  • Agregue guarniciones sabrosas y nutritivas, como nueces tostadas, semillas de girasol, fruta fresca o seca, queso desmenuzado o incluso una llovizna de siracha en platos de verduras y almidón. Estos pequeños toques marcan la diferencia. El arroz integral [VIDEO] mezclado con almendras tostadas y arándanos es un cambio agradable de las cosas viejas al vapor.
  • Planea tus comidas en platos brillantes y coloridos que hacen que tu comida brille. ¿Quién dice que los niños pequeños son los únicos que deberían tener una vajilla divertida?

Realiza algunas normas por:

  • Llena tu cocina con alimentos saludables y solo uno o dos dulces por semana, en lugar de mantener un armario o un cajón lleno de galletas, papas fritas y otros artículos de aperitivo. Si está rodeado de comida en su mayoría nutritiva, estos alimentos se convertirán en su nueva normalidad.
  • Formar hábitos diarios saludables, como servir siempre una ensalada sencilla como un aperitivo o siempre tener una pieza de fruta como bocadillo a media mañana. Una vez que se conviertan en parte de su rutina diaria, ya no tendrá que invertir energía para tomar una decisión saludable: será automática.
  • Ordenar primero cuando salga a cenar. Si eliges algo liviano, serás el que establezca la "norma", y tus compañías de cena muy bien pueden decidir hacer lo mismo.
  • Esconde o tira todos los menús para llevar en su refrigerador, para que no lo tienten o para que la comida rápida sea la ruta de menor resistencia.

Ahora que ya sabes estas brillantes estrategias para tener una alimentación saludable mas fácil y de las mejores maneras, empieza a implementarlas y veras lo rápido que te vas acostumbrar.

Come sano come para tu #Salud!