Novedades en el sistema sanitario México tendrán una fuerte implicación en la vida de los ciudadanos y de sus familiares. En el territorio mexicano, cada persona fallecida podría convertirse automáticamente en un potencia donador de órgano. Con una ley aprobada por el Senado, que espera en las próximas semanas el visto bueno de la Cámara de diputados, se llevaría a cabo la histórica reforma sanitaria. Después del voto, los senadores mexicanos difundieron una nota de prensa en la que sostienen que “la decisión sobre la reforma de la ley relativa a la sanidad pública en la sección de donadores de sangra fue aprobada con 75 votos a favor, ninguno en contra y un solo voto de abstención”.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Salud

Así pues en ausencia de contraindicaciones por parte de los médicos, los órganos y tejidos del cuerpo de la persona fallecida serán retirados y donados, aun sin que se lleve a cabo el consenso de los familiares.

Para que esto no ocurra, servirá una declaración en la cual el potencial donador diga – en vida – que no quiere que sea inscrito en la lista de donadores después de su muerte. Sólo en este caso se dará una excepción de la regla.

Stop al tráfico ilegal de órganos

La decisión del Senado de aprobar una ley que trata de dar solución a la problemática de las donaciones de órganos en México no esta motivada [VIDEO] simplemente por el tema de Salud público ni por dar una esperanza de vida a quienes necesitan de un órgano nuevo para poder seguir viviendo. El objetivo principal de los legisladores es poner – o al menos tratar – un freno al inmenso mercado de tráfico ilegal de órganos humanos en el país latinoamericano. La comercialización clandestina de ojos, hígados, riñones y demás órganos abarca mueve un negocio de más de 1.400.000 millones de dólares al año.

Las cifras han sido confirmadas por un estudio que llevó a cabo el Global Financial Integrity. Se habla pues de un número de trasplantes ilegales que va de 6.000 a 11.000 cada años.

México está al centro de este business macabro: miles de “desaparecidos”, muchos de ellos adolescentes y niños, son víctimas de la venta, abuso sexual y tráfico de órganos. De acuerdo a las autoridades norteamericanas que estudian este fenómeno de criminalidad organizada en México, los niños son llevados a clínicas en las que médicos y enfermeras corruptas les sacan los órganos para que sean vendidos en Estados Unidos.

Infinitas listas de espera

En México el problema de la falta de donadores de órganos se ha convertido en una prioridad del sistema público sanitario. Mientras en Estados Unidos se registran más de 12.000 donadores de riñones al año, las listas de espera cuentan con más de 100.000 personas que dependen de un nuevo riñón. También en Europa las listas de esperan son largas y difíciles de cubrir, aunque muchos países han logrado agilizar las peticiones por más en más de un 80% en los últimos años.

La decisión de imponer la obligación de donación de órganos no es sólo una iniciativa mexicana. También en Holanda se aprobó una ley similar. La norma [VIDEO] se rige por el “silencio-consenso” a través del cual, cada ciudadano holandés tiene hasta el año 2020 para declarar si quiere o no – en manera explícita – si quiere donar sus órganos o si es contrario a ello. El que no lo diga en manera formal, pues acepta la donación.

El mundo occidental está dividido entre quienes dicen que la donación debería ser limitada con el principio de “silencio-consenso” como Holanda, Austria, Bélgica, España y ahora México, y quienes prefieren que sea el ciudadano a que diga – en vida – explícitamente que está dispuesto a donar órganos, como ocurre actualmente en Reino Unido, Estados Unidos, Alemania e Italia. Muchas veces, queda a los familiares del fallecido tomar la difícil decisión pocos minutos después del deceso.