Las infusiones de hierbas constituyen una alternativa sana para sustituir el y el café, los cuales son nocivos para la Salud, porque contienen cafeína y taninos. El término “infusión” se refiere a una amplia variedad de plantas medicinales disponibles en diferentes países y crecen de acuerdo a las cualidades agrícolas de cada región.

Las infusiones son simples cocciones de hojas, flores y raíces de hierbas frescas o secas, las cuales se pueden preparar en casa o comprarlas en tiendas naturistas.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Salud

Constituyen una forma sana de beber líquido [VIDEO], porque no contienen aditivos químicos o artificiales, además se les atribuyen propiedades curativas. Los expertos en medicina alternativa natural afirman que la manzanilla calma los nervios y disminuye la ansiedad, mientras la menta facilita la digestión.

Una infusión de hinojo alivia el malestar estomacal.

Las infusiones pueden ser adquiridas en pequeñas bolsitas preparadas, su calidad varía de una variedad a otra. Una buena opción es comprar la planta seca, triturarla, mezclarla y preparar las infusiones en casa. Otros ingredientes útiles son el jengibre y el limón, los cuales no pertenecen al grupo de las hierbas, pero proporcionan sabor y tienen propiedades medicinales [VIDEO]. El jengibre es una raíz que mitiga las náuseas y se recomienda a las mujeres embarazadas, cuando sufren náuseas matutinas. Por otra parte, las infusiones de frutas son agradables al paladar y de variados sabores, pero no contienen las frutas naturales, ni el zumo.

Utilidad del romero y el tomillo

La infusión que se obtiene del romero alivia el dolor de cabeza, el reumatismo y los resfriados, mitiga la indigestión y los gases estomacales.

Vídeos destacados del día

Mientras, las propiedades antibacteriales del tomillo fortalecen el sistema inmunológico y se emplea para gárgaras antisépticas, ofreciendo alivio para los resfriados, la tos y el dolor de garganta.

¿Por qué se debe eliminar el café y el té?

Las infusiones de hierbas son útiles para sustituir el café y el té, debido a que su consumo excesivo se asocia a una serie de efectos secundarios, entre ellos: mayor riesgo de parto difícil, estimulación del sistema nervioso, de las glándulas suprarrenales y un ritmo cardíaco más rápido, aumento de la acidez estomacal, incremento de la descomposición de la grasa y mayores niveles de azúcar en la sangre, taquicardias, insomnio y ansiedad en personas sensibles a la cafeína, vómitos, dolores de cabeza e irritabilidad cuando se deja de tomar. En las personas que toman café y té en exceso, también puede ocurrir una mayor pérdida de calcio, efecto diurético y una posible relación con la aparición de quistes y tumores en las mamas femeninas.