Todo el mundo sabe que la vitamina D hace muy bien. Se puede producir independientemente del cuerpo a través de la luz solar sobre la piel y se utiliza en muchas otras cosas, también controla la cantidad de calcio que se absorbe en el intestino y también los niveles de fósforo y de calcio que circulan en la sangre y los huesos.

Propiedades de la vitamina D

Además de tener todas estas cualidades, la vitamina [VIDEO]D se utiliza para facilitar la absorción de la vitamina A, que tiene propiedades anti-cáncer y es fundamental frente a posibles raquitismo en los niños y para la Salud de nuestros dientes. Pero también es importante para el sistema inmune y puede proteger contra el asma, las enfermedades cardíacas y la gripe.

Además de ser producido por nuestro cuerpo gracias a la exposición al sol, la vitamina D se puede encontrar en alimentos de origen animal como: leche, mantequilla, carne, hígado, huevos [VIDEO], atún, arenque y caballa. Pero también en alimentos vegetales como hongos y verduras con hojas de color verde oscuro y jugo de naranja.

¿Qué pasa si somos deficientes en vitamina D?

Ser deficiente en vitamina D puede provocar una cicatrización difícil de las quemaduras , pero también puede correr el riesgo de infecciones peligrosas. La profesora Janet Lord del Instituto de Inflamación y Envejecimiento de Birmingham afirmó que los bajos niveles de vitamina D se asociaron con peores resultados en los pacientes que tenían quemaduras.

Con las consiguientes infecciones que ponen en peligro la vida, la mortalidad y la cicatrización tardía de las heridas y finalmente las cicatrices más graves. Lord también hizo hincapié en que los médicos a menudo descuidan esta vitamina.

De hecho, las quemaduras dañan los niveles de vitamina D, por lo que es bueno tomar suplementos de este elemento en su dieta , y esto también implicaría un gasto mínimo para el sistema de salud. Una buena cantidad de vitamina D en la sangre ayudaría a sanar primero, evitando las cicatrices. Esto se debe a que reduce la inflamación, el enrojecimiento y la hinchazón después de que nos quemamos al sol, y es probablemente por esta razón que nuestro cuerpo lo produce espontáneamente. El estudio realizado en 38 pacientes gravemente quemados mostró que aquellos que tenían niveles más altos de vitamina D, se curaban mejor, tenían menos cicatrices y menos complicaciones.

Además, los pacientes con quemaduras graves, están sujetos a muchas infecciones y sepsis y esta vitamina también tiene propiedades antibacterianas que ayudan a combatir las infecciones.