Una jeringa de proteína experimental en el #saco amniótico puede curar una enfermedad hereditaria problemática si se realiza en el momento adecuado. Los investigadores de Erlangen llegaron a esta conclusión y pudieron aplicar el #procedimiento con éxito a tres mujeres embarazadas, informa Technology Review en su edición en línea Healing with a Fume Syringe, en donde indica que los #niños habían sido diagnosticados previamente con XLHED, la displasia ectodérmica hipohidrótica ligada a X.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Salud

Los afectados nacen con dientes tipo vampiro y la incapacidad de sudar porque carecen de glándulas sudoríparas. Esto puede poner en peligro la vida, especialmente en bebés y niños pequeños, porque el cuerpo pequeño se sobrecalienta.

El University Hospital Erlangen ya había participado en un estudio clínico en el que se probó una #terapia de reemplazo de #proteínas correspondiente en niños pequeños. Pero estos parecen ser demasiado viejos, la terapia no fue exitosa, sin embargo, Corinna T., una enfermera alemana cuyo nombre completo se retiene por razones de privacidad, ya tenía un hijo con XLHED.

Ella volvió a quedar embarazada e incluso con estos bebés, gemelos, se le diagnosticó por ultrasonido [VIDEO] la enfermedad. Ella preguntó a los investigadores si era posible #inyectar la proteína que ya estaba en el #útero, que ya había funcionado en experimentos con animales. Después de la reflexión, la universidad y los investigadores aprobaron el experimento.

Lo mejor de este tratamiento es que hay una fase crítica en el desarrollo #intrauterino de estas #glándulas sudorípara, dice Anna David, directora del Instituto de Salud de la Mujer del University College de Londres.

Creo que esta es la primera vez que vemos el uso de un medicamento proteínico para corregir una enfermedad genética prenatal, con esta técnica se pueden #prevenir enfermedades [VIDEO]antes del nacimiento del bebe.

Proteína necesitada a corto plazo

La terapia aprovecha el hecho de que la #proteína faltante solo se necesita durante un corto período de tiempo en el proceso de crecimiento, entre la semana 20 y 30, cuando se desarrollan las glándulas sudoríparas del feto. Schneider y su equipo lo inyectaron directamente en el saco amniótico de los gemelos, sin embargo, otros trastornos genéticos como la hemofilia no se pueden tratar de esta manera porque el cuerpo necesita un suministro constante de las moléculas faltantes. Finalmente, los investigadores también podrían aplicar una #terapia genética en el #feto, en la que se agrega un gen completamente nuevo a las células del bebé, pero hasta ahora la ciencia aún no lo está.