Vivimos en una era donde la información vuela a la velocidad de la luz. No podemos trabajar sin un flujo constante de interrupciones de correos electrónicos, mensajes de texto o tweets y cosas por el estilo, dice Harriet Griffey, autora de The Art of Concentration . Es una maravilla que podamos lograr cualquier cosa.

Es por eso que creamos esta publicación: para ayudarle a aumentar su poder cognitivo. ¿Las buenas noticias? Va a ser más fácil de lo que pensaste. Desde comer pescado (están repletos de omega-3 estimulantes del cerebro) hasta meditar, estas estrategias lo harán centrarse como un campeón.

Ejercicio para mejorar el enfoque y la memoria

En 2016, los investigadores analizaron 29 estudios que examinaron los efectos del ejercicio cardiovascular en el enfoque y la Memoria.

Sus hallazgos: aumentar el ritmo cardíaco (incluso por solo 15 minutos) puede ayudar a mejorar la memoria. Los resultados son aún mejores si hace ejercicio [VIDEO] justo antes o después de aprender la información que necesita conservar. El entrenamiento de fuerza es otro estimulante del cerebro. Levantar pesas durante 30 minutos dos veces por semana puede mejorar la función cognitiva.

Coma bien para aumentar la concentración

Los siguientes seis alimentos (y una bebida) harán que tu cerebro funcione a toda velocidad.

  • Pescado. Repleto de ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón, comer pescado como el salmón puede ayudar a mejorar el poder de tu cerebro. De acuerdo con un estudio reciente publicado en el Journal of Alzheimer's Disease , los omega-3 (particularmente el DHA) pueden aumentar el flujo sanguíneo a ciertas regiones del cerebro. Los efectos: mayor concentración y memoria mejorada.
  • Arándanos. Los arándanos [VIDEO]
  • son ricos en flavonoides, que actúan como antioxidantes y reducen la inflamación. Según un estudio de la Universidad de Exeter, aquellos que consumieron 230 g de arándanos (o 30 ml de compota concentrada de arándanos) diariamente durante 12 semanas experimentaron un aumento en el flujo sanguíneo al cerebro, lo que resultó en un mayor foco y retención de la memoria.
  • Huevos. Otra superestrella de omega-3, los huevos también contienen colina, un nutriente que es esencial para el desarrollo del cerebro y la función cognitiva. La prueba está en la yema, así que prepárate para comer todo.
  • Espinacas. Este verde frondoso está repleto de nutrientes esenciales que estimulan el cerebro, como la luteína, el folato, el betacaroteno y la vitamina K. Comerlo con regularidad podría ayudar a prevenir el Alzheimer y la demencia.

Los suplementos pueden ayudar

Si bien siempre es mejor obtener los nutrientes de los alimentos, a veces es necesario un suplemento.

Dicho esto, siempre consulte con su médico antes de agregar uno a su dieta.

Aquí hay algunos nutrientes con vínculos comprobados para una mejor Salud del cerebro: ácidos grasos omega-3 (particularmente DHA), extracto de semilla de guaraná , ácido fólico, colina, acetilcolina , vitamina K, luteína y flavonoides.

Si bien muchos también pregonan los beneficios del gingko biloba para mejorar el cerebro (se dice que aumenta el flujo de oxígeno en el cerebro), se necesita más investigación para probar su seguridad y eficacia.

Intente con la meditación

La meditación regular puede cambiar la forma en que funciona su cerebro, mejorando así su estado de ánimo, memoria y enfoque, dicen los autores de un estudio publicado en The Journal of Neuroscience . Trate de alejar su mente de los pensamientos que distraen a favor de enfocarse en solo uno: su respiración, conteo o un mantra. Solo 10 minutos al día pueden ayudar a mejorar el enfoque.

Dormir para aumentar la concentración, el enfoque y la memoria

El sueño es quizás la cosa más fácil y más importante que puede hacer para reforzar la salud de su cerebro.

"Perder incluso unas pocas horas de sueño puede tener efectos perjudiciales en una amplia variedad de procesos cognitivos, como atención, lenguaje, razonamiento, toma de decisiones, aprendizaje y memoria", dicen los investigadores de un estudio publicado en la revista Frontiers in Systems Neuroscience. Intente por lo menos siete horas por noche.