La pérdida de audición relacionada con la edad, también conocida como presbiacusia, afecta a una de cada tres personas de 65 años y a una de cada dos por encima de los 75 años. Para 2030, se espera que el 25% de la población tenga más de 65 años; en consecuencia, este defecto se convertirá en un problema social que debe abordarse. Pero, ¿hay algún factor de riesgo que influya en la aparición de la sordera a lo largo del tiempo?

Si se les pregunta a los investigadores del Departamento de Otorrinolaringología, Cirugía de Cabeza y Cuello de la Universidad de Seúl (Corea del Sur), que analizaron durante 11 años hasta 2602 sujetos mayores de 40 años.

Se compararon obesidad, diabetes mellitus tipo 2, síndrome metabólico (grasa visceral, hipertensión y dislipidemia) y sordera para identificar una asociación; entre estos, la grasa visceral se identificó como un componente importante de la pérdida auditiva.

Los hombres se vieron más afectados por la sordera que las mujeres, debido al mayor contenido de grasa abdominal. El trabajo fue publicado en la revista Clinical and Experimental Otorhinolaryngology en mayo de 2017.

Grasa visceral

A diferencia de la grasa subcutánea, se concentró en la capa profunda de la piel (hipodermis), la grasa visceral se localiza en la cavidad abdominal (mesenterio / epiplón), entre los órganos internos y el tronco, y contiene más receptores de andrógenos y de las células inflamatorias / inmunológicas.

Libera citoquinas proinflamatorias, ácidos grasos libres y otras sustancias que ingresan al sistema venoso portal y al hígado.

También cambia la sensibilidad a la insulina, el metabolismo lipídico y la inmunidad, y se asocia con complicaciones metabólicas y cardiovasculares (hipertensión, hiperlipidemia, esteatosis hepática y diabetes tipo II).

La actividad física ha demostrado ser decisiva para reducir la grasa visceral.

El estudio

Los sujetos, seguido de la coreana Universidad sometieron a pruebas de audiometría a las 4 frecuencias (0,5, 1, 2, 4 kHz), y el examen de la membrana timpánica por otologi, en el Instituto de Investigación Clínica del Hospital de la Universidad Nacional de Seúl.

Se exploraron en posición supina mediante tomografía computarizada, para identificar y cuantificar la grasa subcutánea y visceral; la circunferencia abdominal también se midió en el punto medio entre el borde inferior de las costillas y el margen superior de las crestas ilíacas de la pelvis.

El IMC (índice de masa corporal) para definir la condición de sobrepeso, obesidad de grado I, II o III, [VIDEO]se calculó dividiendo el peso corporal en kilogramos por la altura al cuadrado.

A medida que se incrementó el IMC, la grasa visceral, que está involucrada en enfermedades metabólicas, fue más alta en hombres que en mujeres, e indujo angiopatía, neuropatía, estrés oxidativo [VIDEO]y pérdida de la audición.

La sordera, progresiva, bilateral, simétrico, sensorial, la suma de los efectos acumulativos, fue causada por la degeneración de los oyentes nervios en la deficiencia de oído interno (cóclea [VIDEO]) que asistieron por la presencia de grasa visceral.