La ira es una emoción normal, y en ocasiones útil. Si no se controla, sin embargo, puede dañar nuestra Salud y nuestras relaciones. "La ira puede manifestarse desde la irritabilidad hasta la ira", dice Howard Drutman, Ph.D., un psicólogo en Roswell, Georgia.

Sin las habilidades de manejo de la ira, la furia pueden volverse constantes y tener un impacto negativo en la vida en el hogar, la escuela o el trabajo. Estar demasiado enojado puede hacer que una persona pierda trabajos, amistades o parejas románticas, dice el Dr.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Salud

Drutman. También puede causar problemas fisiológicos como hipertensión , presión arterial alta y depresión.

¿Cómo dejo de estar enojado todo el tiempo?

Si te encuentras a ti mismo (o a un ser querido) fácilmente enojado, puede ser el momento de tomar medidas.

Algunas veces la ira es inevitable. Las situaciones estresantes (o personas) pueden causar angustia no prevenible. Prepárese para lo impredecible mediante el desarrollo de mecanismos de supervivencia y un plan de acción para ayudar a lidiar con elementos incontrolables. Un estudio en Cognición y Emoción encontró que aquellos que creían que sus comportamientos podían mejorar una situación que induce ira [VIDEO], estaban menos enojados que aquellos que pensaban que eran incapaces de alterar sus circunstancias.

Con eso en mente, eche un vistazo a estas estrategias de manejo de la ira. Tal vez encuentres el primer paso para hacerte volver a la calma antes de que tu ira se descontrole.

Considere la terapia conductual dialéctica (DBT)

Este tratamiento implica el aprendizaje de nuevas técnicas para reconocer desencadenantes de la ira y estrategias para ayudar a mantener la calma en situaciones estresantes.

Buscar la terapia cognitiva conductual (TCC). La TCC es un método de terapia psicológica que intenta corregir patrones arraigados de conductas y pensamientos negativos.

Pruebe la psicoterapia orientada psicodinámicamente

También conocida como terapia orientada al insight, esta estrategia ayuda a los pacientes a concentrarse en sus pensamientos inconscientes. El objetivo: hacerlos más conscientes de sí mismos y crear una comprensión de su comportamiento (pasado y presente) para que puedan modificarlo.

Tome un respiro

"Una estrategia que se utiliza en la terapia matrimonial/de pareja es aprender a tomar un descanso y alejarse de una confrontación hasta que uno esté tranquilo", dice el Dr. Drutman.

Medite: Un estudio publicado en la revista Conciencia y Cognición encontró que 20 minutos de meditación son suficientes para combatir los efectos negativos de la ira, incluso en pacientes que son nuevos en la meditación. Los que meditaban experimentaron una disminución de la respiración y ritmo cardíaco y disminución de la presión arterial, todos marcadores de relajación, cuando se enfrentaron con recuerdos de un evento que les causó ira.

Piense positivamente

La investigación demuestra el poder del pensamiento positivo . Esta habilidad para controlar la ira puede aumentar la duración de la vida, disminuir la presión arterial y reducir los sentimientos de hostilidad. Revise sus pensamientos varias veces a lo largo del día, dicen los expertos. Si se están inclinando hacia lo negativo, intenta darle un giro positivo a las cosas. Consejo: mire una comedia o salga con amigos que lo hagan reír. Las risas, como los bostezos, son contagiosas.

Admita que está enojado

Séa consciente de sus emociones y confíe cuando sientas que la ira aumenta. Tome una hoja de papel y un bolígrafo o registre sus sentimientos en una nota electrónica. El simple acto de reconocer lo que le está causando angustia puede ser catártico. Admitir tranquilamente sus irritaciones a los involucrados lo ayudará a aceptar sus problemas de enojo lentamente.

Respire

Sí, solo respire. Tome respiraciones lentas y profundas para calmarse cuando sienta que su temperamento comienza a brillar. Cierre los ojos, cuente hasta 10 y vea si todavía se siente tan enojado cuando regrese a la realidad.

Reconocer lo bueno y mostrar gratitud

Llevar un diario de gratitud ha demostrado que ayuda a las personas a reducir el estrés, a sentirse más tranquilas y a dormir mejor. Tómese el tiempo para registrar las cosas por las que está agradecido (un día soleado, cónyuge solidario o niños sanos, por ejemplo) y trate de concentrarse en esto cuando sienta que la tensión aumenta.

Ejercicio

Todos sabemos que el ejercicio es bueno para nosotros. Ya sea que corras, patees, saltes con la cuerda o camines, hacer actividad física regularmente puede ayudar a mantener bajo control la presión arterial [VIDEO], las emociones y los niveles de estrés. Esta herramienta para controlar la ira también puede ser una buena manera de liberar el exceso de tensión y la ira.

Defiéndase

Muchas personas se vuelven pasivo-agresivas cuando están luchando con problemas de manejo de la ira. En lugar de embotellar su irritación (que puede conducir a una explosión), intente decirle a la gente con calma y asertividad cuando se siente sobrecargado de trabajo, menospreciado o sin apoyo.

Descubra el "por qué"

La ira a menudo es la señal de su cuerpo de que algo está mal. Tómese un momento para desenmascarar por qué se siente de esta manera y proponer un plan para rectificar la situación o evitar que ocurra en el futuro.

Deje de guardar rencor

Un estudio realizado por investigadores de Hope College en Michigan descubrió que estar enojado con alguien aumentaba la presión arterial y el ritmo cardíaco de los voluntarios. Perdonar a esa persona (aunque solo sea en su mente) bajó estos niveles.

Manténga la calma

Es fácil reaccionar de forma exagerada cuando te sientes enojado. No saque conclusiones ni actúe en base a su enojo ni use palabras que no pueda recuperar. Cuando las cosas se ponen rocosas o se calientan, tómese un segundo para pensar en la situación antes de responder. Elija sus palabras cuidadosamente e intente ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona.

Busque ayuda profesional

Vea a un psicólogo cuando su ira se convierte en un problema. "Un psicólogo puede ayudar al individuo enojado a descubrir los factores desencadenantes de su ira y personalizar un enfoque de tratamiento para aumentar las habilidades de afrontamiento y aprender habilidades calmantes", dice el Dr. Drutman.

.