"Antioxidante" es una palabra que se usa con tanta frecuencia que puede sonar sin sentido cuando la escucha: "Sí, sí, otro antioxidante (bostezo)". ¡Pero los antioxidantes no son aburridos! Por el contrario, los antioxidantes son el sistema de defensa más fuerte de la naturaleza. Protegen sus células del peligroso daño de los radicales libres, que pueden desempeñar un papel en enfermedades crónicas como la diabetes , el cáncer, el Alzheimer y las enfermedades cardiovasculares .

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Salud

Si eso no suena lo suficientemente emocionante ... se han demostrado los suplementos antioxidantes [VIDEO] en la investigación para retrasar el proceso de envejecimiento. ¡Ahora, eso vale la pena hablar!

¿Qué son los antioxidantes?

Los antioxidantes juegan un papel importante en la Salud al combatir los radicales libres, las moléculas altamente inestables que se forman naturalmente durante los períodos de ejercicio o cuando el cuerpo convierte los alimentos en energía.

Su cuerpo también puede estar expuesto a los radicales libres de contaminantes ambientales como el humo del cigarrillo, la contaminación o los pesticidas. Cuando esto ocurre, las células del cuerpo se dañan: "estrés oxidativo". Los nutrientes antioxidantes contrarrestan este estrés oxidativo en el cuerpo.

Para mantenerse joven, saludable y lleno de vitalidad, considere tomar un suplemento diario multivitamínico / multimineral que contenga estos nueve poderosos antioxidantes:

¿La vitamina E combate el cancer?

Específicamente alfa tocoferol: esta vitamina liposoluble presente en nueces, semillas y aceites es un poderoso antioxidante que combate el cáncer y reduce el colesterol. Cuando se toma en forma de suplemento, la cantidad diaria recomendada (RDA) actual es de 15 mg para adultos.

Vitamina C:

También conocida como ácido ascórbico, la vitamina C es una vitamina soluble en agua que se encuentra en las naranjas, las fresas, el kiwi, la papaya, el melón, los pimientos verdes, los tomates, el brócoli, la col rizada y las coles de Bruselas.

El consumo de vitamina C ayuda a mantener el tejido conectivo, incluidos los huesos, los vasos sanguíneos y la piel. También puede ayudar a su cuerpo a luchar contra infecciones como el resfriado común. La dosis diaria recomendada de vitamina C es de 60 mg por día.

Betacaroteno:

Un precursor de la vitamina A (retinol), el betacaroteno da a las frutas y verduras sus tonos naranja brillante. Los alimentos ricos en betacaroteno incluyen zanahorias, melón, batatas, calabaza y albaricoques.

Si bien hay una cantidad dietética recomendada de vitamina A, no hay una dosis diaria recomendada de betacaroteno específicamente. Los estudios han demostrado que las dosis que varían entre 15 a 180 mg al día son beneficiosas. (Nota: la vitamina A puede ser tóxica cuando se toma en exceso. No tome más de la dosis provista en un suplemento multivitamínico o antioxidante diario).

Luteína y zeaxantina:

Estas vitaminas carotenoides a menudo se conocen como "las vitaminas del ojo" porque son muy beneficiosas para la salud de los ojos.

De los 600 carotenoides encontrados en la naturaleza, solo estos dos se depositan en grandes cantidades en la retina (mácula) del ojo. Las verduras de hoja verde como la espinaca y la col rizada contienen cantidades sustanciales de los dos nutrientes. Además, el kiwi, las uvas, el calabacín, las diferentes variedades de calabaza y los huevos contienen luteína y zeaxantina. Aunque no existe una dosis diaria recomendada para la luteína y la zeaxantina, la mayoría de los estudios muestran beneficios para la salud al tomar 10 mg por día de un suplemento de luteína y 2 mg por día de un suplemento de zeaxantina.

Licopeno:

El licopeno es un pigmento carotenoide rojo presente en los tomates y en muchas bayas. El licopeno es un antioxidante muy fuerte y tiene la capacidad de proteger su cuerpo de pesticidas nocivos como DDVP (diclorvos) y ATZ (atrazina). Los estudios demuestran que el licopeno protege al hígado de los pesticidas DDVP y protege la corteza suprarrenal de ATZ. (La corteza suprarrenal es parte de la glándula suprarrenal que produce hormonas como el cortisol para regular el metabolismo y responder al estrés, así como a la aldosterona para controlar la presión arterial).

Quercetina:

Este flavonoide se encuentra en muchos alimentos y hierbas como vino tinto, manzanas, ciruelas, cerezas, bayas, aceite de oliva [VIDEO], cebollas, perejil, salvia, flor de saúco, ginkgo biloba, hierba de San Juan y té verde. La quercetina tiene una amplia gama de beneficios para la salud; se sabe que reduce la inflamación, combate las alergias, ayuda a la salud del corazón, protege la piel y aumenta la resistencia. No hay una dosis diaria recomendada de quercetina, pero las dosis oscilan entre 250 y 2.000 mg al día.

Resveratrol:

El resveratrol es un antioxidante polifenol que se encuentra en las uvas, las bayas y el vino tinto, y es conocido por reducir la presión arterial y los niveles de colesterol LDL "malo", además de promover la salud del cerebro. No hay recomendaciones de dosificación específicas para el resveratrol, pero la mayoría de los suplementos contienen entre 40 y 500 mg (un vaso de vino tinto contiene alrededor de 90 mg del nutriente). Es seguro tomarlo a diario, pero no debe consumirlo la gente que toma medicamentos anticoagulantes.

Glutatión:

El glutatión es tan poderoso que se lo conoce como "la madre de todos los suplementos antioxidantes". El cuerpo produce glutatión de forma natural, pero puede agotarse cuando se expone a toxinas como el humo del cigarrillo, contaminantes, medicamentos o el estrés.

Además, a medida que el cuerpo envejece, los niveles de glutatión disminuyen. Por lo tanto, se ha hipotetizado que aumentar los niveles de glutatión retrasa los efectos del envejecimiento. Por otra parte, las personas que tienen niveles más bajos de glutatión tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular. Y niveles bajos de glutatión incluso se han encontrado en niños con trastorno del espectro autista.

Los alimentos ricos en azufre son altos en glutatión e incluyen ajo, cebolla y vegetales crucíferos, entre ellos brócoli, repollo y coliflor. No hay RDA para el glutatión; las dosificaciones típicamente varían de 50 a 600 mg por día. Asegúrese de tomar suplementos de glutatión con las comidas para maximizar la absorción.