Desde pequeños los niños utilizan aguas de colonia perfumadas, al pasar los años el uso de perfumes se sigue manteniendo, inclusive hasta la ancianidad, por la agradable sensación olfativa y relajación que ofrecen estas fragancias. Bien sea por costumbre o higiene, desde pequeños los padres les inculcan a sus hijos el uso de colonias o perfumes, muchos de ellos las utilizan a diario, para ir al colegio, al médico, a fiestas infantiles, a pasear o a cualquier evento social.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Salud

Hay personas que se aplican aguas de colonia, luego del baño y hasta disfrutan aplicarse perfumes solo para estar en casa, aunque no vayan a salir.

Las materias primas que entran en la composición de los perfumes se clasifican en productos naturales y sintéticos.

Muchas compañías fabricantes de colonias y perfumes están instaladas en diferentes países del mundo, especialmente en las naciones desarrolladas y obtienen grandes éxitos en la comercialización de estos productos, logrando altas ganancias económicas anuales. La publicidad y el mercadeo también dejan su huella positiva en este éxito de ventas, porque las personas se identifican con los mensajes publicitarios de una marca o fragancia específica y terminan adquiriendo el producto.

El uso de productos naturales para la elaboración de perfumes es una práctica muy antigua. Solo cuatro materias primas son de origen animal: el ámbar, la civeta, el almizcle y el castor. Otros ingredientes son de origen vegetal [VIDEO], como la rosa, el jazmín, los claveles, el clavo, la vainilla, la tuberosa, la bergamota, el benjuí, roble, abedul o cedro, entre otros.

Vídeos destacados del día

Para la fabricación de colonias o perfumes con ingredientes naturales, los extractos vegetales provienen muchas veces de la flor, el fruto, del ramaje, de la corteza, los musgos o la resina. Su calidad puede variar, en función de las cosechas anuales y sus precios pueden ser más costosos. Para paliar esa situación, los fabricantes suelen utilizar productos sintéticos más estables y menos costosos.

Los componentes sintéticos utilizados para la elaboración de colonias o perfumes son, principalmente hidrocarburos, aldehídos, alcoholes, fenoles, éteres de fenol, éteres, acetonas, lactonas y componentes nitrados. Puede ocurrir que en su estado bruto estos componentes o elementos naturales y sintéticos sean neutros, con colores un poco desagradables; pero su asociación y disolución en alcohol, es la que crea el perfume.

Las clases de perfumes

Hay colonias y perfumes que solo emiten un aroma, generalmente a flor como la tuberosa, rosa, jazmín, girasol o la violeta, entre otras. Estas pueden ser elaboradas también, por medio de varias combinaciones aromáticas.

No se puede creer en las afirmaciones que indican que ciertos tipos de perfumes van bien con algunos colores de cabellos. Lo más conveniente es confiar en la forma como se combina con su olor personal, con la imagen que quiere dar de sí mismo y con el estilo de vida de la persona.

Altas ventas de perfumes en países desarrollados

Las naciones industrializadas disponen de muchas empresas fabricantes de colonias y perfumes que son altamente exitosas y productivas. Por la calidad de su producción, estas compañías no solamente abastecen la demanda local de fragancias, sino que son capaces de producir excedentes que les permiten exportar - parte de su producción - a los mercados internacionales.

Debido a la alta demanda, se han visto en la necesidad de modernizar continuamente sus procesos técnicos de producción, mejorar el arte de fabricar productos y adquirir materias primas [VIDEO]cada vez más novedosas. El uso de perfumes se ha extendido en muchos países, debido a sus beneficios en el área de la aromaterapia. Se ha comprobado que contribuyen a calmar la ansiedad y el estrés en muchas personas, con agitados estilos de vida.