Una de las creencias populares de la mayoría de la población, es que el consumo de huevo estimula el incremento de los niveles de colesterol en el organismo, lo que conlleva a sufrir enfermedades cardiovasculares. Pero un reciente estudio del grupo académico Hablemos Claro, específicamente, del Programa de Ingeniería de Alimentos de la Universidad Iberoamericana, rechaza dicha hipótesis, demostrando que no existe una relación directa entre el huevo y dichas patologías.

Ruth Pedroza, investigadora líder, comentó que no existe ninguna relación entre el consumo moderado del huevo y los problemas cardiovasculares, de igual manera, lo que sí demostró es que este alimento contiene un alto contenido de nutrientes que pueden ayudar a reducir al ingesta de otras proteínas.

Un alimento muy saludable

Los investigadores resaltaron que el huevo es unos de los alimentos con mayor grado de proteína de calidad, facilitando la sensación de saciedad, lo que tiene como consecuencia que una persona ingiera menor cantidad de calorías durante el día.

Además, dicha proteína cuenta con una gran variedad de nutrientes como son la vitamina D, B12, ácido fólico y selenio. De acuerdo un estudio británico, los adultos que consumen tres o más huevos por semana, acumulan en su organismo una mayor cantidad de nutrientes, que se asocian a la prevención de la hipertensión, deterioro cognitivo, defectos de nacimiento y enfermedades cardíacas.

La intención de los investigadores es ayudar a los consumidores a tomar decisiones inteligentes sobre sus hábitos alimenticios y descartar mitos que evitan que se siga una dieta balanceada.

Vídeos destacados del día

Sin embargo, destacan que el consumo del huevo debe ser moderado, sin exagerar.

El cascarón puede ser portador del virus de la salmonella

Otro de los resultados del estudio realizado por el instituto que realizo la investigación, Hablemos Claro, resalta que el cascarón del huevo contiene bacterias de salmonella, por tanto debe ser manipulado con cuidado, siguiendo hábitos de higiene después de su manipulacion.

Igualmente, recomendó que al lavar los huevos, estos deben consumirse de inmediato y si el cascarón tiene fisuras, lo ideal es desecharlo, ante la posibilidad de que las bacterias comprometan su contenido. Finalmente, la líder de la investigación afirma que al cocinar la proteína a una temperatura mínima de 70 grados centígrados, se destruye el virus de la salmonella.