La leche materna es el alimento ideal para los bebés desde que nacen hasta los 12 meses, debido a su alto contenido en albúmina, ginolactosa, hidratos de carbono, vitaminas, hormonas, minerales, grasas, proteínas, enzimas digestivas y anticuerpos. El pequeño organismo del bebé, al ser alimentado por el pecho de la mamá, regula la composición de la leche y la adapta a sus necesidades nutritivas.

Cuando los bebés recién nacidos lloran están demostrando que tienen hambre y la mamá debe alimentarlo con leche materna, durante los primeros seis meses o incluso en el transcurso de su primer año, debido a que la leche materna tiene propiedades inmunológicas, que los mantendrán resguardados frente a la aparición de enfermedades pediátricas en el futuro e inclusive durante su adultez.

Anuncios

Los recién nacidos, por lo general, tienen una talla de 50 centímetros, un peso promedio de 3 kilos y medio, además de un cerebro de 300 a 350 gramos. Durante los primeros 12 meses de vida tienen un rápido crecimiento. En el transcurso de los primeros seis meses, los pequeños duplican su peso de nacimiento, seis meses más tarde lo han multiplicado por tres y la estatura aumenta a la mitad.

Al alimentarlo con leche materna, el bebé desarrolla prontamente su motricidad, habrá aprendido a sentarse, a gatear y a agarrar algunos objetos.

Al cumplir el primer año de edad, el niño comienza a caminar, adquiere algunos reflejos, un mini vocabulario, actitudes y disciplinas.

Con respecto a la alimentación, los recién nacidos solo pueden tomar líquidos y comenzar a comer alimentos sólidos hacia el quinto mes. Las posibilidades de digestión y de asimilación son restringidas y el sistema enzimático todavía no es completo. El sistema inmunitario de los bebés recién nacidos es insuficiente y solo empezará a fabricar los anticuerpos, muy lentamente hacia finales del tercer mes.

Anuncios

Las necesidades alimenticias de los niños de 0 a 12 meses son importantes y se deben cubrir dentro de los límites de los requerimientos digestivos, a través de alimentos nutritivos asimilables que no representen riesgos para la actividad digestiva de los pequeños. Este alimento ideal es la leche materna.

Nutrición adecuada para el bebé

En Francia, a comienzos del siglo XX, cerca del 90% de los niños lactantes eran alimentados con el pecho de la madre. La aparición de las leches artificiales azucaradas, el perfeccionamiento de las leches en polvo y la publicidad llevaron a un claro desinterés por la leche materna.

Sin embargo, investigaciones pediátricas científicas revelan que alimentar a los recién nacidos con leches artificiales deteriora su sano crecimiento, debido a que los sustitutos lácteos ofrecidos en el mercado tienen una composición menos apta.