A todos los beneficios del deporte en el cuerpo humano se le agregan los efectos terapéuticos de esta “medicina natural”. Sus numerosas ventajas son el resultado de una práctica regular y se clasifican en físicas y psicológicas. En las sociedades modernas cada día más gente se incorpora a la realización de una actividad deportiva, debido al agitado estilo de vida y al estrés propio de las grandes urbes.

Una práctica deportiva regular, junto con el descanso, es el mejor remedio para luchar contra el sedentarismo y, por consiguiente, para asegurar un verdadero bienestar físico.

Practicado regularmente y con prudencia, innegablemente el deporte permite administrar mejor el “capital de la Salud”. Algunos médicos prescriben a sus pacientes el deporte para ayudar a superar diferentes dolencias de la salud y por sus aportes en la reducción del consumo excesivo de tabaco, de bebidas alcohólicas, una alimentación inadecuada o el uso de medicamentos estimulantes o ansiolíticos.

Beneficios musculares de las prácticas deportivas

El deporte es un triunfo precioso en la reeducación funcional de los músculos.

Luego de una fractura o una inmovilización prolongada, las articulaciones quedan rígidas y los músculos pierden fuerza y tonicidad. La terapia de rehabilitación con ejercicios suaves y luego la reanudación de las actividades físicas y deportivas son verdaderos aceleradores de la recuperación de las funciones articulares y musculares.

El deporte también es eficaz en la readaptación al esfuerzo a las víctimas del infarto del miocardio y de las coronarias. La realización de actividades físicas muy controladas al principio y, luego más libres, devuelven al paciente su autonomía.

Por otra parte, el deporte acelera y rompe con la monotonía, saca al individuo del aislamiento social y permite una reincorporación más rápida a la sociedad.

Enfermedades psiquiátricas se combaten con el deporte

Para los pacientes neuropsiquiátricos, el deporte es un elemento terapéutico, porque conduce a una reafirmación de sí mismo. Además, el gasto energético propicia una liberación de la agresividad. La realización de actividades físicas y el aspecto del juego llevan al individuo a un reequilibrio, al cual se agrega la incorporación social a los grupos.

Con frecuencia los problemas psiquiátricos son menores en una población deportiva, que en una población sedentaria.

Representantes de la Sociedad Española de Medicina del Deporte, afirman que la actividad física realizada regularmente ayuda a disminuir factores de riesgo como el exceso de peso y el sedentarismo. No existe ninguna otra estrategia que producto tantos beneficios para la salud como la realización de una actividad físico deportiva.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más