Durante los primeros meses, los niños interactúan de diferentes maneras con los padres, gracias a los estímulos que éstos les proporcionan, los cuales son vitales para ayudarlos a crecer y ayudan a establecer lazos emocionales. Cuando la estimulación falta, el niño experimenta un retardo motor y, por otra parte, cuando es demasiado repetitiva puede afectar su capacidad de adaptación.

Las caricias, hablarle al bebé, cantarle o sonreírle frecuentemente son parte del ritual diario que los padres llevan a cabo con los pequeños.

Anuncios

Usualmente, la mamá es el más inmediato destinatario de los mensajes que envía el bebé, aunque desde su punto de vista, la madre no es una persona, sino una parte importante de sus necesidades físicas y afectivas, que forman el bosquejo de su aparato psíquico.

Especialistas en pediatría afirman que desde los primeros días de nacidos, las gesticulaciones del bebé armonizan selectivamente con las entonaciones de la voz de la madre, lo cual se realiza con mucha precisión por el diario contacto entre ambos.

Muchas veces puede observarse que los bebés tienen una capacidad innata y una actitud de necesidad de dialogar con la madre; éstas expresiones se observan al mover sus brazos cuando siente que la mamá acerca. Aun cuando no puedan hablar, hay muchas expresiones en ellos que evidencian su necesidad de acercamiento hacia la progenitora.

La comunicación comienza con la lactancia

Para las madres es resulta fácil percibir estas reacciones en los niños de meses de nacido, usualmente muy comunes a la hora de amamantar.

Anuncios

Estudios pediátricos señalan que un recién nacido, al cabo de unas horas de vida está en condiciones de encontrar el seno materno si le coloca contra el pecho de la madre y de succionar el calostro, que es la secreción que antecede a la leche.

Es precisamente durante el tiempo de amamantar, cuando la madre puede comenzar a establecer lazos emocionales significativos con el recién nacido, lo cual servirá para ayudarlo a crecer con amor durante sus primeros meses de vida.

Mayor tiempo para los bebés

Los padres también aprender a comprender a los pequeños por sus reflejos y movimientos, especialmente cuando son muy pequeños es necesario dedicarle tiempo a conocerlos y a estar muy cerca de ellos para ayudarlos en todo lo que requieran.

Especialistas afirman que uso instantes después del nacimiento del niño, éstos son capaces de voltear la cabeza, de izquierda a derecha, en respuesta a algún sonido proveniente de alguna parte. Estos movimientos, los irá mejorando a medida que se vayan desarrollando en el calor del hogar.

Cuando los bebés alcanzan los diez meses de edad son capaces de reconocer las voces de cada uno de sus familiares, a los cuales ha escuchado de forma constante con anterioridad. Es de hacer notar la importancia de involucrar a los papás, en todo este proceso de desarrollo inicial cognitivo del niño, debido a que normalmente las madres son las que destinan más tiempo al cuidado de los pequeños; no obstante en las sociedades modernas se ha insistido en la fuerte necesidad de involucrar a la figura paterna en el proceso de crecimiento de los niños a temprana edad.

Anuncios