El cuerpo dormido constituye una verdadera fábrica en actividad y una de las funciones esenciales del sueño consiste en permitir la renovación de las sustancias químicas necesarias para el adecuado funcionamiento del organismo durante el día. El sueño es mucho más que unas horas de reposo, especialmente el sueño paradójico permite un trabajo esencial para la clasificación de información mental. Especialistas científicos que han estudiado el sueño señalan que si no se aprende durmiendo, se debe dormir para retener lo que se ha aprendido.

Se ha observado que los individuos con necesidades metabólicas particularmente altas revelan una duración del sueño profundo y mucho más larga que las personas promedio. Las personas con elevadas necesidades metabólicas son los diabéticos, cuya tasa de glicemia es superior a la normal, o los adolescentes.

Durante las horas de sueño el organismo humano secreta numerosas hormonas de origen hipofisiario.

En el transcurso de las etapas III y IV del sueño se produce una cantidad particularmente elevada de hormonas del crecimiento. Por ejemplo, la tasa de prolactina se incrementa al iniciarse el sueño y llega a su punto máximo en las primeras horas del día. La prolactina es la hormona que provoca el aumento de los senos durante el embarazo y la producción de leche después del parto.

Otras investigaciones relacionadas con el sueño revelan que la hormona luteínica, que en la mujer estimula el funcionamiento de los ovarios y en el hombre es responsable de la secreción de la hormona masculina, llega a su punto máximo durante el sueño paradójico.

Mientras, la hormona que requiere la tiroides, encargada de la elaboración de tiroxina, llega a su tasa de secreción máxima en el umbral del sueño. Finalmente, la adenocorticotrofina, que estimula las glándulas suprarrenales, llega a su máximo punto de secreción durante la noche. De acuerdo a estas investigaciones científicas, con el sueño se inicia un proceso de reconstrucción, cuya secreción hormonal es el principal testigo.

El sueño y los chicos

En los niños existe la certidumbre de que es durante la noche, mientras duermen, que la hormona del crecimiento secretada por la hipófisis llega a su máximo nivel durante el sueño profundo. El sueño aparece como una fase biológica muy activa, donde se construye y se recarga nerviosamente el organismo.

Durante las horas del sueño también ocurren eventos traumáticos para la Salud, como la aparición del asma, la epilepsia, la angina de pecho. El infarto al miocardio, el edema pulmonar agudo y también es el período en el cual se perforan las úlceras estomacales.

La hormona melatonina

En la glándula pineal se realiza la secreción de la hormona melatonina, la cual está encargada de condicionar la calidad del sueño. Algunos factores que las personas pueden controlar indicen en la estimulación de la producción de melatonina, se aconseja un ambiente tranquilo y de relajación que controle el tono nervioso simpático y evitar tomar bebidas existentes como café, té o refrescos de cola.

Dada la importancia del sueño para la salud humana, es recomendable desarrollar hábitos de higiene a la hora de dormir, para promover un sueño reparador que permita recuperar el funcionamiento hormonal y mantener saludable al cuerpo humano.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más