En las sociedades modernas, la medicina occidental se apoya en innumerables fórmulas farmacéuticas que ponen al alcance de los pacientes muchísimos medicamentos que contribuyen a la sanación de múltiples enfermedades y esta tendencia sigue en aumento, a partir del desarrollo de novedosas investigaciones científicas farmacéuticas.

Indiscutiblemente los antibióticos son los medicamentos que más han contribuido a transformar las vidas de las personas, por su capacidad para combatir infecciones que podrían ser mortales y comprometer la Salud de los pacientes.

Anuncios

Los antibióticos fueron galardonados con el premio Nobel de Medicina en el año 1945, los investigadores ingleses Fleming y Florey, junto al alemán Chain (refugiado en Inglaterra) lograron perfeccionar la penicilina durante la guerra.

Varias enfermedades, como septicemias, forúnculos, llagas infectadas y enfermedades venéreas quedaron eliminadas rápidamente con la penicilina, medicamento antibiótico que fue obtenido a través del cultivo de un hongo microscópico: Penicinilum notatum. Paralelamente, otro investigador llamado Waksman, norteamericano de origen ruso, descubrió el Streptomyces griseus, después de tres años de intenso trabajo y de numerosos ensayos infructuosos.

La proliferación de las enfermedades era muy común hace décadas, época en la cual no se disponían de los avances farmacológicos modernos y la tasa de mortalidad era alta en muchas naciones. De 1946 a 1953, la mortalidad anual por tuberculosis disminuyó en algunos países europeos sensiblemente, en más del 50%, gracias al incipiente descubrimiento de los antibióticos.

Nuevas infecciones se hacen inmunes a los antibióticos

Sin embargo, la vieja penicilina desarrollada por Fleming ya no se utiliza hoy, sino solamente en algunos tipos de infecciones, porque desafortunadamente los microbios existentes se han multiplicado.

Anuncios

La aparición de nuevas infecciones de debe, entre otras causas, a la existencia de condiciones de insalubridad en las comunidades más empobrecidas del planeta, especialmente aquellas que habitan en las cercanías de los ríos o lagunas, donde se propagan la existencia de plagas o mosquitos transmisores de enfermedades y donde la población no dispone de planes gubernamentales de saneamiento ambiental.

El desarrollo de los antibióticos sigue en ascenso

Gracia a los adelantos científicos, en las sociedades modernas se cuentan actualmente con un significativo número de medicamentos capaces de ayudar a combatir enfermedades y muchas veces a prevenirlas.

En 1980, se catalogaban más de 3 mil tipos de antibióticos disponibles en el mercado, de los cuales varias decenas se utilizaban corrientemente y esta tendencia sigue en aumento, debido a los grandes avances farmacéuticos.