Existen millares de medicamentos producidos por las industrias farmacéuticas de muchos países, especialmente en las naciones desarrolladas. Pero a la hora de utilizarlos, los pacientes deben conocer los beneficios y las desventajas que muchos de ellos pueden significar para la Salud. Los indeseables efectos secundarios de algunas medicinas ocasionalmente es motivo para que las personas suspendan su uso, de allí la importancia de conocer cuáles son sus efectos secundarios o contraindicaciones.

El diccionario de especialidades farmacéuticas, que con frecuencia se encuentra sobre el escritorio de los médicos, menciona las características de los medicamentos, su presentación, indicaciones y las contraindicaciones; así como las precauciones que muchos pacientes deben tomar, especialmente si son alérgicos.

Dentro de las grandes especialidades, los medicamentos se reagrupan en varios tipos terapéuticos, entre los cuales se encuentran los medicamentos especializados en el área de alergología.

En este renglón se encuentran las medicinas llamadas antihistamínicas. Estos productos son antialérgicos, la histamina es una sustancia que se aplica para tratar las reacciones alérgicas. Muchos de ellos dejan en los pacientes efectos somníferos más o menos acentuados, por lo cual se debe desconfiar del alérgico bajo tratamiento médico a la hora de conducir vehículos o realizar labores, que demandan mucha concentración.

En cancerología se encuentran productos particularmente tóxicos, cuyo menor abuso en su utilización puede ser fatal para el paciente. No es necesario destacar aquí las dificultades de los tratamientos quimioterapéuticos, que deben ser aplicados por médicos especialistas.

En cardiología se pueden citar los medicamentos que luchan contra la hipertensión arterial, los cuales imprescindiblemente se deben tomar “todos los días, toda la vida” y es una disciplina que debe mantener el paciente, de la mano de su médico cardiólogo.

Estos productos evitan una hemorragia cerebral, debido a un cuadro de hipertensión mal cuidado o descuidado. En esta área también se incluyen las medicinas antianginosas (contra la angina de pecho), de los cuales el más antiguamente conocido es la trinitrina.

Mientras en dermatología, los productos parecen inofensivos, cremas para prevenir el acné o las erupciones son muy comunes. Sin embargo, su aplicación en la piel de forma inoportuna pude provocar reacciones molestas, locales y a veces generales.

El auge de las medicinas dietéticas

Muchos medicamentos se encuentras disponibles para ayudar a los pacientes en el área de la dietética. Los “falsos azúcares” y los “edulcorantes sintéticos”, dan a los alimentos un sabor azucarado, sin presentar las características propias del azúcar refinada, ni productos con muchas calorías. Usualmente son consumidos por pacientes diabéticos y personas sometidas a un régimen de adelgazamiento.

Cada días más medicinas disponibles

Los grandes avances científicos y los adelantos en la medicina contribuyen a aumentar la oferta de medicamentos disponibles en las farmacias, para ayudar a los pacientes a sanar sus enfermedades y esta tendencia sigue en aumento, especialmente en aquellos países con una industria farmacéutica desarrollada, capaz de atender la fuerte demanda de medicinas de la población.

Los medicamentos son sustancias útiles para el tratamiento y la prevención de las enfermedades, de allí la importancia de conocerlas y aprender a utilizarlas, de acuerdo a las recomendaciones médicas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más