Comer los alimentos en ambientes libres de conflictos es ideal para evitar emociones poco saludables y conservar la Salud, porque muchas veces, al comer en situaciones de estrés los alimentos hacen daño al organismo, en lugar de aprovecharse al máximo.

Cuando el ser humano usualmente ingiere los alimentos en ambientes perturbadores, las glándulas de funcionamiento vitales como el hígado, el páncreas y las salivales se paralizan e impiden una buena digestión. Por eso, muchos médicos recomiendan a los pacientes evitar siempre durante las comidas, toda conversación sobre temas agrios, difíciles y controvertidos.

De allí que la alimentación debe ingerirse en condiciones muy favorables, entre ellas es importante incluir elementos como: la pulcritud del comedor, las relaciones armónicas, la tranquilidad al comer y, si es posible, una música placentera. El objetivo es no permitir que la alimentación sea tóxica y se logre convertir en nueva energía para el organismo.

Por ejemplo, alimentar una máquina es proporcionarle los elementos necesarios para su funcionamiento. En el hombre, la alimentación también debe asegurar la conservación del organismo y, a veces, repararlo.

Esto se puede realizar de diversas maneras, porque los alimentos disponibles en el planeta son diferentes de una región a otra, pero esta variedad y abundancia no han existido, a través de las épocas, ni todas las poblaciones se benefician.

Alimentarse es una necesidad vital

Los resultados de innumerables investigaciones médicas determinan que en el ser humano comer es una necesidad vital. Desde los tiempos más remotos, ha sido necesario hacer una buena distribución y un correcto empleo de los productos disponibles.

Mientras, debido a diversas circunstancias, algunos alimentos a veces están escasos, pero son muy estimados como la carne o susceptibles a estar contaminados como la carne de cerdo y, esta cualidad, les ha permitido convertirse en símbolos y objetos de prohibiciones.

Igualmente, desde sus orígenes, comer es un acto que supera el simple hecho de consumir alimentos. Gran parte de las civilizaciones se ha edificado alrededor de la mesa, a través de los esfuerzos por tener suficientes productos cada vez más variados y de los descubrimientos culinarios, que muy pronto se convirtieron en tradiciones y en los ritos alrededor de la comida.

Mejoras en la alimentación de los países desarrollados

Los avances de la civilización le han permitido al hombre disponer de alimentos en cantidades suficientes en algunos países, lo cual se ha perjudicado en otros por factores como los cambios climáticos o el bajo desarrollo económico. Especialistas en nutrición afirman que en la gran mayoría de los países industrializados, la estatura promedio y la salud general han mejorado. Pero, el mundo desarrollado también conoce la superproducción y la sobrealimentación, mientras paralelamente surgen filosofías alimenticias de rechazo, que presumen ser más naturales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más