Comer alimentos sanos y naturales supone importantes beneficios para el cuerpo humano, para ambos sexos y a cualquier edad. El equilibrio alimentario no consiste únicamente en seguir una dieta balanceada, también implica saber comer y distinguir los alimentos más saludables, de aquellos que provocan efectos dañinos.

Durante el verano, por ejemplo, las frutas de la temporada son una excelente opción a la hora de merendar y un buen sustituto de postres azucarados o del café. Los privilegios de comer sano son invaluables y es fácil cambiar los hábitos alimenticios para obtener un mejor estilo de vida, que incluya evitar enfermedades y, además, lucir una mejor silueta.

Unos buenos hábitos alimenticios protegen al hombre contra los virus y contribuye a otras ventajas, tales como un aumento de la hemoglobina. Por más llenos de virtudes que estén algunos alimentos, un mal empleo puede hacerlos peligrosos, como comerlos sin frescura o demasiado condimentados.

El bienestar exige, a veces, un cambio en las costumbres alimentarias, a fin de remediar problemas innatos o adquiridos, o para ganar mayor eficacia, como en el caso de los deportistas; advierten muchos especialistas en nutrición.

Alimentos naturales protegen más la salud

Para quienes están obesos o padecen enfermedades debido a dietas deficientes suelen considerar que los avances industrializados han provocado que ya no haya alimentos sanos y no asumen que se han alimentado desordenadamente. Estas malas prácticas dietéticas pueden resultar en graves enfermedades cardiovasculares o diábetes, la cual es muy común en algunos países desarrollados.

Entre los productos naturales más comunes en muchos países se pueden encontrar los jugos de frutas empacados y sin azúcar blanca añadida, al igual que los panes y galletas integrales, los aceites y mantequillas ligeras, con bajo contenido de grasa; entre muchos otros comestibles que prometen ventajas para la salud. Algunos de estos alimentos aseguran una rápida digestión, menos consumo de químicos o evitan síntomas negativos como el estreñimiento o los cólicos.

Las comidas naturales en los países industrializados

A partir de los lamentables registros sanitarios, que revelan un aumento de las enfermedades en las naciones desarrolladas, mucha gente se ha inclinado por comer alimentos naturales, bien sea por recomendación médica o por la amplia disponibilidad de estos productos en los mercados. Los citadinos buscan un estilo de vida un poco más natural, porque trabajan con poco descanso y necesitan asegurar una alimentación mucho más sana.

En los países con un alto nivel de vida y con una alimentación variada, muchas familias elaboran sus dietas siempre tomando en cuenta incluir más porciones de hortalizas y frutas, mucha agua y menos comidas grasosas, azucaradas, muy saladas o con muchos aderezos; los cuales son innecesarios y pueden provocar serias enfermedades, especialmente si se ingieren en exceso.

Los nutricionistas advierten sobre la necesidad de evitar el consumo de alimentos que contengan aditivos químicos, porque a pesar de su agradable sabor, muchas veces son poco convenientes para garantizar una adecuada nutrición del organismo humano.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más