La práctica del arte del yoga incluye métodos de respiración en la primera parte del trabajo del cuerpo, con el objetivo de propiciar la relajación muscular y traer alivio y tranquilidad a quienes la practican. Los maravillosos beneficios del yoga en el cuerpo humano han sido reconocidos a nivel mundial y han favorecido su expansión en las culturas occidentales.

Todas las posturas del yoga comprenden varios movimientos respiratorios, que deberán ser codificados, para que el cuerpo humano pueda beneficiarse.

La mayoría de los ejercicios conducen a ceder, a abandonarse del todo a la sensación. Aunque el acto de respirar es una necesidad, por medio del yoga, se convierte en un verdadero placer.

Técnicas para aprender a respirar mejor

Muchos entrenadores de yoga le dicen a sus alumnos: “entréguense a la respiración”, lo cual constituye un primer paso hacia el descanso corporal y mental. Se trata de adoptar una respiración muy amplia, que sigue siempre el movimiento fisiológico natural.

Los kinesioterapeutas, encargados de mejorar las insuficiencias respiratorias de sus pacientes, enseñan técnicas, tal como los maestros de yoga.

Una de las técnicas utilizadas al principio consiste en desbloquear siempre el diafragma, para dejarlo seguir su curso, e inclusive prolongarlo. Muchas personas consideran que respirar bien consiste en inflar el pecho y solo tragar una gran bocanada de aire, pero no es así.

La respiración tiene varias técnicas, que con las buenas recomendaciones de especialistas, y en este caso, los entrenadores de yoga pueden aprenderse con mucha facilidad.

Las emociones y la respiración

Algunos maestros de yoga advierten a sus alumnos sobre la importancia de respirar más bien reanudando el ritmo de tomar aire suavemente, sobre todo al comienzo de las prácticas. Pero una respiración lenta no siempre es la mejor, porque siempre dependerá del tipo de ejercicios, que se realicen en un momento específico.

Otras emociones también pueden incidir, por ejemplo, en estado de cólera, la respiración puede ser más jadeante, influenciada por la situación que se vive en ese momento.

Los procesos emocionales siempre interfieren en la forma de respirar y es por ello que en las sociedades con agitados estilos de vida, mucha gente tiende a sufrir de estrés y encuentra en el yoga una buena terapia para calmar sus emociones.

Las enseñanzas que se obtienen sobre la respiración son igualmente útiles, dado que algunos ejercicios respiratorios solo requieren de pocos minutos, pueden realizarse en cualquier lugar: en el trabajo, en la escuela, conduciendo en el tráfico vehicular; entre otros sitios que demanden momentos de quietud y bienestar.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más