El estreñimiento es un gran problema de muchas generaciones modernas y afecta, sobre todo, a las mujeres. A veces con razón y otras sin una justificación científica, pues ambos sexos pueden estar expuestos a una alimentación inadecuada y a estilos de vida agitados, especialmente en las grandes urbes.

Mucha gente recurre a los laxantes para ayudar al organismo a mejorar el estreñimiento, algunos reportes médico-científicos afirman que una de cada cinco personas, los utiliza con regularidad, lo cual también supone algunos inconvenientes.

Pero en realidad no existe el estreñimiento si la deposición es regular y sin esfuerzo, aun cuando sea solo cada dos o tres días.

A través de los años, muchas generaciones de madres han inculcado a sus hijos la costumbre obsesiva de hacer sus necesidades diariamente. Esta situación se convierte en un problema, que supera a las simples dificultades alimenticias y digestivas, pasa situarse en un plano psicológico.

Los estudios médicos señalan que hay verdaderamente estreñimiento cuando las personas hacen sus deposiciones muy irregularmente, a intervalos espaciados, con esfuerzo, si el ritmo habitual disminuye sin razón aparente; en estos casos conviene consultar a los doctores sobre la mejor forma de controlar esta alteración digestiva.

Hábitos nocivos que provocan el estreñimiento

Varios factores pueden intervenir en la aparición del estreñimiento, como por ejemplo el cambio de hábitos diarios, tales como: viajes, suspensión del tabaco, del café, operaciones quirúrgicas, permanencia en la cama por largos reposos o el uso reciente de algunos medicamentos, situaciones de estrés emocional, entre otros.

Muchos malos hábitos pueden provocar el estreñimiento. Se considera que el estado sedentario provoca esta dolencia, porque se pierde el tono y la elasticidad en la musculatura abdominal. En la aparición de este síntoma también interviene un consumo escaso de fibras, sin las cuales el bolo intestinal carece de volumen; al igual que un consumo de agua insuficiente. Para evitar la aparición del estreñimiento también es recomendable evitar el consumo escaso de grasas, ciertamente no hay que abusar de ellas, pero tampoco eliminarlas completamente de las dietas diarias. Las grasas ejercen una acción sobre la secreción biliar, que activa a su vez los movimientos del intestino.

Causas para evitar el uso de laxantes

Combatir estas fallas es preferible antes de recurrir al uso de laxantes para evitar el estreñimiento, porque ninguno de estos medicamentos es totalmente inocuo para la Salud. Tal es el caso del aceite de parafina, que tiene la capacidad de inutilizar las vitaminas liposolubles. Otros laxantes, químicos o vegetales, irritan la mucosa del intestino y contribuyen inevitablemente a la eliminación de minerales y otras vitaminas, necesarias para el organismo humano.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más