El desayuno es la comida más importante para las personas en el transcurso del día, si no se toma se pueden pasar entre dieciséis y veinticuatro horas prácticamente en ayunas, lo cual implica riesgos para la Salud. Al despertar, el organismo vive de las reservas nutritivas, después de unas diez horas y se prepara para afrontar una mañana colmada de diferentes actividades, es decir, unas cuatro a seis horas, para lo cual necesita de la energía que le proporcionan los alimentos.

Anuncios
Anuncios

En muchas ocasiones, los desfallecimientos, calambres y diversos malestares, que tan fácilmente se atribuyen a las condiciones de trabajo o de transporte - que muchas veces no son las más ideales - provienen de la falta del desayuno matutino.

Es importante que el desayuno aporte al cuerpo humano entre la tercera o cuarta parte de todos los elementos nutritivos necesarios para el día, es decir, alimentos proteicos como: leche, quesos, yogurt, huevo o jamón.

Anuncios

Igualmente, esta comida deberá incluir glúcidos de utilización rápida, como el azúcar, la miel o las mermeladas, porque aportan rápidamente energía que facilitan comenzar el sano funcionamiento del cuerpo, con las convenientes necesidades energéticas. Otros glúcidos de utilización lenta también son necesarios, a la hora de desayunar, como el pan, tostadas y los cereales.

Los desayunos completos deben tener lípidos, pero en pequeñas cantidades.

Se pueden utilizar la mantequilla, las margarinas de maíz o girasol, para completar la tasa energética y vitamínica. Es aconsejable utilizar las presentaciones ligeras, por su limitado contenido de grasas y sin sal añadida. Para completar el valor nutricional de un buen desayuno es indispensable una fruta entera o en jugo, porque su acidez despierta el apetito y cuya vitamina C resulta estimulante.

Un desayuno bien balanceado

Cuando las personas tienen poco apetito o tiempo durante las mañanas, es ideal comer cereales y frutas, porque aportan la ración necesaria de los componentes alimentarios. Si los acompañan con leche o yogurt, los cereales sumarán proteínas, vitaminas del grupo B y también sales minerales.

Algunos alimentos que se pueden incluir para un buen desayuno son: avena, germen de trigo, leche, miel, ciruelas pasas, dátiles, pan, galletas, quesos, huevos, jamones, mantequillas y alguna variedad de frutas.

Anuncios

Desventajas de los desayunos muy tempranos

Cuando las personas toman el desayuno a las cinco de la mañana y el almuerzo hacia la una de la tarde, es inevitable que durante este largo intervalo sientan hambre. No es conveniente dejar tantas horas sin comer y lo más apropiado es prever alguna merienda matutina, lo cual significa solo un anticipo de la comida del mediodía. El objetivo es evitar los daños en el organismo humano, que pudiera ocasionar nuevamente estar durante largas horas sin ingerir alimentos.

Anuncios

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más