En los países desarrollados sigue creciendo el número de personas que padecen obesidad, algunas estadísticas revelan que la proporción del exceso de peso es de uno entre cuatro individuos. Este es el resultado de un modo de vida demasiado sedentario, con una alimentación muchas veces rica en grasas y azúcares.

Estos hábitos originan deficiencias en los rasgos estéticos de mucha gente, debido a la gordura y los kilos extras que también propician la aparición de algunas enfermedades, como la diábetes o la arterioesclerosis; lo que origina que buena parte de la población de las naciones industrializadas desarrolle también otras dolencias en la Salud ósea y muscular.

Las dietas sanas ayudan a controlar el aumento excesivo de peso

Aun cuando especialistas en nutrición y dietética utilizan los medios de comunicación y las redes sociales para recomendar la importancia de comer saludable, muchas personas continúan alimentándose con la llamada “comida chatarra”, por razones como el estrés laboral o la falta de tiempo para cocinar platillos saludables. Adultos y niños pueden seguir alimentándose diariamente con comidas demasiado grasosas o azucaradas, lo cual es dañino para el cuerpo humano.

Mucha gente calcula el peso ideal siguiendo parámetros aprendidos en la sociedad donde se desenvuelven, pues consideran que pesar bien significa una relación teóricamente perfecta entre la cifra indicada en la báscula y la estatura. Para una talla específica debe existir un peso determinado, con versiones distintas para la mujer o el hombre y un intervalo de normalidad, de aproximadamente 5 kilos.

Algunos doctores señalan que el aumento real de peso sólo comienza con un exceso del 10% y la delgadez con un 15 o 20% menos del peso ideal.

Este último margen es bastante amplio y muchas veces supone enfermedades, como desnutrición, anemia o anorexia. Investigaciones científicas en el área de la nutrición han revelado que entre los 18 -20 años y los 60 - 65, con frecuencia las personas normalmente ganan peso ligeramente, alrededor de 1 kg cada año y, usualmente después de los 70 años, se pierde un poco de peso de manera natural.

El peso ideal previene riesgos para la salud

La mayoría de los especialistas médicos prefieren que los pacientes mantengan más bien en cuenta el llamado “peso preferido o peso en forma”, aquel que les permite a las personas mantenerse saludables y con buena apariencia física.

Aseguran que con este peso se sentirán más ágiles y activos, además de ayudarlos a sentirse bien.

El organismo humano inicialmente está programado para la estabilidad, es decir, para regular la ingestión de alimentos, en relación a sus gastos. Cuando esta situación de descontrola es una evidencia de que algo falla en algún aspecto de la alimentación, pudiendo deberse a la aparición de alguna enfermedad o al modo de vida.

Por ello, se aconseja, investigar las causas de un aumento o una pérdida excesiva de peso repentina, para tomar los correctivos a tiempo y fortalecer nuevamente la salud.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más