Los productos lácteos son necesarios para conservar una Salud adecuada y la leche es una bebida indispensable en muchas etapas de la vida, especialmente, durante el período de crecimiento. Este líquido es la materia prima de otra categoría de alimentos constructores, que proporcionan al individuo no solamente proteínas, sino también mucho calcio.

La leche no es un alimento completo, porque carece de hierro y vitamina C, sin embargo, su consumo es indispensable para los lactantes.

En el caso de los adultos, solo los quesos pueden reemplazar el consumo de leche, no obstante, la mayoría de ellos pueden ser demasiado grasos o con altos contenidos de sal, lo cual realmente puede convertirse en inconvenientes para la salud.

En las naciones desarrolladas, desde hace tiempo el consumo de leche no registra variaciones significativas, debido a las diferentes campañas de salud en las comunidades sobre la necesidad de utilizarla en las dietas de los niños y adolescentes.

Con mucha frecuencia se han transmitido mensajes a la población, en los cuales se señala que si la leche es buena para los bebés, rigurosamente es indispensable para los ancianos, pero sus procesos digestivos son totalmente diferentes y esto limita el consumo en muchas personas de la tercera edad.

Los regímenes alimenticios por lo general varían, por diferentes causas. Por ejemplo, muchos niños comienzan a ser alimentados con carnes rojas, porque este alimento es considerado como fortificante; mientras los padres comen cada vez más quesos y éstos pueden ser muy grasosos.

Muchas han sido las investigaciones científicas que, a lo largo de los años, se han realizado en relación a los aportes nutricionales de la leche. Un estudio realizado en 1981 por el profesor H. Lestradet, reveló que el 8% de los niños de 8 a 9 meses en Francia, no recibieron la cantidad de calcio necesaria, que sólo la leche podría suministrarles.

Aportes nutricionales de un vaso de leche

Con 3,5 gramos de proteínas en 100 gramos de leche, esta bebida parece desfavorecida en las tablas de composición de nutrientes, con respecto a las carnes.

Le leche también contiene glúcidos, al menos, un 5% bajo la forma de lactosa, calcio, sodio, vitaminas del grupo B y una pequeña cantidad de vitamina A; sin contar los lípidos, es decir, la crema utilizada para preparar mantequilla.

Con relación al proceso de obtención de la leche, en el ordeño el contenido de lípidos varía de una vaca a otra y en un mismo animal, cuando está lactando. Para la venta, la leche está estandarizada en varios niveles de materias grasas, entre ellas se encuentran: entera, semidescremada o descremada.

La leche y su proceso de higiene

El estado bacteriológico de la leche condiciona siempre sus posibilidades de conservación y, con mucha frecuencia, su digestibilidad.

La leche cruda en el comercio debe provenir de establos seleccionados y controlados, mientras la que se compra en una granja campestre, usualmente tiene menos manipulación. En ambos casos, se debe hervir y consumir en las primeras veinticuatro horas siguientes al ordeño.

La pasteurización y esterilización permiten eliminar la totalidad de los gérmenes peligrosos que pueda tener la leche. La primera reduce el contenido de gérmenes comunes, a fin de permitir una conservación de varios días, mientras la segunda desaparece las bacterias totalmente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más