Caminar es la actividad física más natural, solo 30 minutos diarios reduce, de manera significativa, el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Aun cuando en las sociedades modernas mucha gente ha aprendido a incorporar el hábito de las caminatas diariamente en sus rutinas, sigue siendo necesario difundir sus beneficios por la facilidad que supone sus prácticas y la poca necesidad de costosos o complicados equipos deportivos o accesorios.

Los expertos en medicina del deporte, consideran que en el mundo actual, infortunadamente existe una tendencia demasiado grande a reducirla, debido al continuo uso de automóviles, motocicletas, ascensores o escaleras mecánicas.

Para caminar se necesita ropa y calzados cómodos

Para realizar una buena caminata, los especialistas advierten sobre la necesidad de utilizar unos zapatos cómodos, medias elaboradas de algodón, un pantalón largo deportivo para mantener la piel de las piernas protegidas de caídas o rasguños por el césped, franelas ligeras y una chaqueta en caso de que pudiera llover o para protegerse de los intensos rayos solares. Sin embargo, los atuendos ideales para caminar siempre dependerán de las condiciones climatológicas de cada localidad.

Entre las cualidades requeridas, se requiere una buena Salud física, además de la voluntad de caminar. Muchas personas se aventuran a caminar en solitario, mientras otras organizan grupos, con el objetivo de promover la socialización.

Los grandes beneficios de caminar regularmente

Los beneficios de las caminatas son numerosos. Especialmente, si la marcha se practica a un buen ritmo, a un pulso entre 110 y 130 pulsaciones por minuto y, de manera, regular. La marcha mejora el sistema cardiovascular, acelerando el ritmo cardíaco y la circulación sanguínea.

En el plano pulmonar, la ventilación aumenta y el juego respiratorio, que sigue libre gracias a la regularidad de la marcha, se adapta perfectamente a las necesidades.

Además, el hecho de caminar mantiene un buen tono muscular, porque exige un considerable trabajo del aparato muscular, particularmente de los miembros inferiores, de la espalda y de los músculos abdominales.

Los estudios sobre las caminatas y sus cualidades señalan que el gasto calórico de esta actividad física es relativamente poco, pero puede favorecer la pérdida de peso.

El paso de la caminata (unos 4 km por hora), da un gasto de solamente 100 calorías por hora. Cuando se camina con paso sostenido, es decir, alrededor de 6 km por hora, el gasto alcanza 250 y 300 calorías. Después de este nivel, la marcha se vuelve atlética y, en consecuencia, aumenta el gasto.

Las personas que caminan, como parte de una actividad deportiva regular, obtienen importantes beneficios para su salud, entre ellos: control de la presión alta, reducción del colesterol malo (LDL), aumento del colesterol bueno (HDL), mejoras en el sistema circulatorio y un aumento del ritmo cardíaco, lo cual ayuda a la salud del corazón.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más