El empleo de antibióticos ha hecho retroceder mucho a la sífilis, que anteriormente siempre era mortal, pero algunos especialistas estiman que aún existen muchísimos casos de contagio en el mundo, fuera de los reportados en los centros asistenciales. La enfermedad es provocada por un germen, el treponema pálido y evoluciona en tres fases.

Investigaciones médicas revelan que, la fase de incubación de la sífilis dura en promedio tres semanas.

Mientras la fase primaria se caracteriza por la aparición del famoso “chancro blando”, que en el 30% de los casos está rodeado de “satélites”. Este chancro se presenta como una pequeña llaga redonda, blanda al tacto, a veces ligeramente supurosa, que se forma a nivel de los órganos genitales, el ano o las amígdalas.

Al cabo de unos cinco a diez días, los contornos de las llaga se endurecen y toman un aspecto rojo y lustroso.

Esta maduración va acompañada de una afección linfática llamada: hipertrofia ganglionar. El chancro no es doloroso y si se le deja evolucionar libremente se seca y cicatriza al cabo de 3 ó 5 semanas. Sin embargo, la enfermedad persiste y sigue su evolución.

La fase secundaria de la sífilis aparece unos 45 días después del primer o los primeros chancros. Es la más contagiosa, pues es casi invisible y corresponde a la generalización de la infección; además se extiende en un promedio de 3 ó 4 años.

Un síntoma de la sífilis consiste en la aparición de la roséola sifilítica: una erupción de placas color rosa pálido, no urticantes, principalmente en el vientre, los costados y la espalda. Estas placas no descaman y desaparecen solas, al cabo de 30 ó 60 días. Otro síntoma puede ser la aparición sucesiva de placas erosivas en las mucosas, más especialmente en las mucosas genitales y la boca; indoloras, claramente diferenciadas de las vesículas herpéticas o de las aftas.

La sífilis también puede aparecer por medio de ganglios, especialmente en la región cervical posterior y en los codos.

La fase terciaria de la sífilis se manifiesta desde el tercero o cuarto año y se caracteriza por lesiones cutáneas profundas, que progresivamente se sitúan como lesiones superficiales. Mientras, dos localizaciones principales confirman la gravedad de la afección: la del medio cardiovascular y, principalmente, la aorta; además de la del sistema nervioso, con riesgo de meningitis sifilítica.

La fase terciaria de la sífilis, actualmente ya es excepcional, gracias a la mejora y extensión de los medios profilácticos.

Los medios de transmisión de la sífilis

Esta enfermedad venérea se transmite en el momento del contacto sexual entre la pareja, pero también por medio de objetos contaminados como: vasos, cubiertos, toallas, taza de los inodoros; entre otros.

Tratamiento médico para sanar la sífilis

Para curar a los pacientes contagiados son sífilis, los médicos utilizan la penicilina, debido a la capacidad de este antibiótico de combatirla.

Los doctores prescriben el tratamiento, de acuerdo a la condición particular de cada paciente, a la gravedad y evolución del contagio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más